entretenimiento

Hollywood pierde su trono

Hollywood pierde su trono
#Hollywood #pierde #trono

María Estévez

Se confirma la tendencia de la finanzas en China y la normalización en la vida de sus ciudadanos, a tenor de los números de la taquilla en aquel país. Este pasado fin de semana, China batió el récord acumulativo de la taquilla llegando a los 1.988 mil millones de dólares, superando los números de la taquilla norteamericana, estancados desde hace seis meses, que se mantienen en los 1.937 mil millones. Con China ofreciendo blockbuster locales, los consumidores de cine no echan de menos las películas de Hollywood. Los números son una cate para los estudios y distribuidores de Estados Unidos y las malas parte llegan no solo desde China, sino todavía desde Japón. Hoy amanecía el país japonés con la longevo taquilla de su historia tras un fin de semana deslumbrante de la cinta Demon Slayer. El filme, la continuación del popular anime del mismo título que lleva 5 primaveras arrasando en las plataformas del país, consiguió 44 millones de dólares en dos días.

Demon Slayer se ha convertido en el estreno más importante de la historia de Japón, lo cual confirma lo que nos decía la semana pasada Arturo Guillen, Completo Managing director de Comscore. «El manifiesto tiene ganas de ir al cine, pero no tiene películas importantes que consumir de Hollywood y el cine particular puede hallarse presbítero». Los números de China, Japón y Corea del Sur demuestran que los espectadores se molestan por aparecer en los cines, incluso con limitaciones, si lo que van a ver les interesa. En China y Japón están volviendo a la normalidad a pesar de las restricciones en los cines. La cinta China The Eight-Hundred, filmada en IMAX, lleva recaudados 460 millones de dólares en su país y sigue sumando. El filme se encuentra muy por encima de los 333 millones de dólares recaudados por «Tenet» en todo el mundo.

En Estados Unidos, la industria mira con ansiedad a «Wonder Woman 1984», destinada a estrenarse en Navidad y que, de no conseguir un rendimiento positivo, haría que el 2020 fuera el primer año, desde 1995, que una película norteamericana no recauda más de 500 millones de dólares, dejando ese honor a una cinta firmada por China. Más allá de la aniquilamiento comercial entre las dos grandes potencias, culturalmente Estados Unidos podría perder su status como administrador de narrativas y aparecer a repartir su pastel con otros países. Los exhibidores tienen la oportunidad de mirar a otros mercados y comprar películas populares en sus países con la esperanza de despertar la curiosidad de su mercado.

Solo podemos especular sobre si el dominio de China es un céfiro pasajero, como consecuencia de la pandemia, o si estamos frente a un cambio de tendencia efectivo y la nueva normalidad nos ha traído una revolución cultural que afecta directamente a Hollywood. La aparición de megapelículas chinas ya es un hecho: «Monster Hunt», «The Mermaid», «Wolf Warrior 2», «Detective Chinatown 2», «The Wandering Earth» y «The Eight-Hundred» ha hecho a los espectadores de China menos dependientes de las películas de Hollywood, lo que a su vez incapacita a los grandes estudios de Hollywood a exprimir artificialmente las ganancias globales. Estamos hablando de cambios estructurales en la industria, cambios que conoceremos a liberal plazo, cuando los cines estadounidenses vuelvan a la normalidad, lo que depende de un mejor manejo del coronavirus a nivel franquista. El dominio de China y el éxito de Japón con Demon Slayer indican que, en países donde es seguro ir al cine, el manifiesto acude en masa. Allí los exhibidores han vuelto a una normalidad prepandemia.

La única buena notificación en Estados Unidos es que Nueva York empieza a brindar. Hoy, el gobernante Cuomo anunció que los cines de la gran manzana abrirán el fin de semana. Las salas tendrán que deslindar la donación al 25 por ciento de su capacidad, hasta 50 personas por sala, pero los expositores ven la notificación como una conquista importante. Las acciones del sector subieron: AMC Theaters un 11,8, Cinemark un 6,6 por ciento y Regal, Cineworld, un 4,8 por ciento. «Varias salas de AMC en Nueva York reanudarán sus operaciones a partir de este viernes. La reapertura de las salas de cine en todo el país es esencial para la industria teatral y todo el ecosistema del entretenimiento. Ha quedado claro que los estudios no están dispuestos a propalar sus grandes productos hasta que los principales mercados estén abiertos. Por lo tanto, es un paso monumental en la dirección correcta para toda nuestra industria que los cines abran en Nueva York», apuntó Adam Aron, director ejecutante de AMC.

Hollywood sigue al borde del precipicio porque la taquilla franquista no remonta y el manifiesto está más irresoluto de las elecciones presidenciales que de ir a ver «Tenet», la única cinta que tuvo el valencia de asomarse a las pantallas. La irrelevancia de las historias en la taquilla norteamericana es preocupante. Hollywood sabe que necesita a China, pero China ya camina sin Hollywood en el 2020 y los lanzamientos locales han campechano una brecha sorprendente. Con el récord de la taquilla mundial en manos de China es posible que Estados Unidos nunca vuelva a recuperarlo.

Ver los
comentarios

#Hollywood #pierde #trono

Leave a Comment