Tecnología

Google se escandaliza con una fotografía sobre el cáncer de mama

Google se escandaliza con una fotografía sobre el cáncer de mama
#Google #escandaliza #con #una #fotografía #sobre #cáncer #mama

J.M. SánchezJ.M. Sánchez

Melocotones como si fueran las posaderas de una excitante mujer. Obras de arte históricas que se pelean por atraer las miradas de los visitantes de los museos. Imágenes reivindicativas de mastectomías. Estos son algunos ejemplos de la censura que impera en plataformas digitales que, como Google, Facebook o Twitter, han querido retirar de los luceros de sus usuarios contenidos que ni mucho menos pueden considerarse inapropiados.

La anodina e inocente imagen de una mujer con los pechos cubiertos por sus manos que ilustraba una información de TechnoMiz.es sobre el cáncer de mama, cuyo día mundial se celebró este lunes, ha sido el detonante de un inesperado soledad temporal de la utensilio de publicidad digital de Google sobre este medio de comunicación. Los algoritmos de revisión de la compañía estadounidense confundieron la fotografía por otra sexualmente explícita, un tipo de contenido prohibido por el sistema (llamado Google AdSense) que sirve anuncios a miles de páginas web y grupos editoriales en todo el mundo.

El software bloqueó el servicio que provee de publicidad digital al clasificar la imagen, erróneamente, como un contenido sexual claro

Este episodio vuelve a demostrar, una vez más, la censura que impera en estas compañías al erigirse en encargados de osar los contenidos en internet, máxime a los constantes fallos de sus sistemas de revisión de publicaciones. En este caso, el software bloqueó el servicio que provee de publicidad digital al clasificar la imagen, erróneamente, como un contenido sexual claro.

Los términos de la utensilio de la firma con sede en Mountain View (California) incluye textos, imágenes, audios, vídeos o juegos con «material sexual expresivo» como «actos en los que aparezcan genitales, sexo hablado o rectal». La fotografía, sin secuestro, ilustraba una información sobre el cáncer de mama, enfermedad de la que se pretendía concienciar a los lectores este mismo lunes.

El soledad se detectó ese mismo día y se prolongó durante las siguientes veinticuatro horas, momento en el que los equipos de la compañía tecnológica comprobaron que, en meta, se trataba de una simple imagen de archivo. Un episodio que vuelve a despertar el espanto de la censura en internet por parte de las empresas tecnológicas que, como Facebook o Twitter, intentan ejercitar un papel editorial en la distribución de contenidos informativos.

Censores del siglo XXI

No es la primera vez que este comportamiento se vislumbra en las plataformas digitales. En el pasado, las redes sociales Facebook e Instagram han llegado a censurar distintas publicaciones inocentes al pasarlas por el filtro de su moralidad. Porque los pezones no entran en el servicio creado por Mark Zuckerberg. Es un tema tabú. Hace dos abriles, de hecho, la plataforma bloqueó una portada de la extinta Interviú, publicada en el año 1975, en la que aparecía la actriz Marisol en «topless».

Imagen del contenido de TechnoMiz.es censurado por Google
Imagen del contenido de TechnoMiz.es censurado por Google

En otras ocasiones, otros usuarios han denunciado la imposibilidad de difundir imágenes personales con determinadas prendas de ropa. Facebook asimismo hizo el ridículo al confundir un codo con un pecho luego de que una web humorística pusiera a prueba la fobia a los pezones de esta red social. Aunque esta censura no solo se detecta en las redes sociales. Además la publicidad digital ha experimentado con casos similares.

El mundo de la publicidad ha cambiado de modo radical en los últimos abriles desde la brote de internet a finales del siglo XX. La posibilidad de segmentar perfiles de grupos de usuarios ha sido esencia para la expansión completo de empresas tecnológicas como Google, cuya principal fuente de ingresos es la traspaso de anuncios. Y, en peculiar, la emplazamiento publicidad programática, es sostener, la operación automatizada de espacios de audiencias en internet a través de sus herramientas diseñadas para realizar campañas.

Es un rentable negocio que ha derivado en que firmas como Google, Facebook y Amazon se repartan tres cuartas partes de la tarta publicitaria a nivel mundial. La idea de estas herramientas es que los editores puedan monetizar su contenido y los anunciantes puedan, por su parte, montar a clientes potenciales en almohadilla a su historial de navegación y otros factores.

Para entenderlo: cuando un agraciado navega por distintas páginas web suele percibir anuncios pagados por marcas comerciales alojados a través de las distintas redes publicitarias gestionadas por Google. Se proxenetismo de un rentable negocio que, sin secuestro, está sujeto a unas exigentes cláusulas que, en caso de saltárselas, pueden montar a rechazar directamente páginas web y ediciones digitales de medios de comunicación incluso confundiendo contenidos.

Aunque no es una novedad, el primer automóvil del tren publicitario lo conducen tres empresas que operan a nivel mundial, Alphabet (Google), Facebook y, cada vez con más fuerza, Amazon. De hecho, el gigantesco del comercio electrónico estadounidense se ha convertido a su vez en el principal anunciante en internet del mundo. Se reparten el pastel. Entre los tres acumulan el 70% de los ingresos publicitarios en internet, según estadísticas de la consultora eMarketer. Datos recabados por la firma especializada Digiday advierte que, de los 333.250 millones de dólares invertidos en publicidad a nivel completo en 2019, 144.600 millones fueron a detener al saquillo de estas empresas, hoy bajo el investigación de los reguladores europeos y estadounidenses.

Ver los
comentarios

#Google #escandaliza #con #una #fotografía #sobre #cáncer #mama

Leave a Comment