Finanzas

Francisco Aranda Manzano: La economía no remonta

Francisco Aranda Manzano: La hacienda no remonta
#Francisco #Aranda #Manzano #hacienda #remonta

Francisco Aranda Manzano

El sector empresarial de la transporte probablemente sea el termómetro más fiable de la situación de la hacienda y si atendemos a sus cifras, tenemos que concluir que la tan anunciada recuperación económica en «v» ni está, ni se le paciencia. Las empresas de transporte están aún muy acullá de una futura recuperación de los niveles de empleo existentes ayer de que se declarara la pandemia. Según los datos que hemos conocido esta semana, estas empresas han aumentado el empleo en agosto un 0,31% respecto al mes preparatorio. Sin incautación, la caída interanual asciende al 2,82%.

Sólo en el llamado régimen normal, el incremento en agosto respecto al mes preparatorio ha sido del 0,35%. Mientras tanto, la variación interanual sigue siendo muy negativa, con el 4,14% menos de trabajadores que en 2019.

Para cronometrar la dimensión del zarpazo del malvado bicho en este sector, baste con afirmar que de los más de 50.000 ERTEs existentes, el 87% lo son por fuerza veterano. Es afirmar, el coronavirus está dejando un paisaje desolador, con numerosas empresas ya en situación de gravísima dificultad para mantenerse en la actividad. Pero, peor aún que la situación flagrante, son las perspectivas porque no se detecta un incremento cierto de la demanda en los próximos meses. De hecho, nuestros vecinos franceses, cuyo PIB ha bajado menos que el nuestro, han puesto en marcha un plan de recuperación pensando que ésta llegará en el interior de dos abriles.

Por lo tanto, la prórroga de los ERTE hasta diciembre del año próximo es una medida básica para el mantenimiento de las empresas, incluso en este sector, pero lamentablemente ya no es suficiente. La caída a plomo de los ingresos ha llegado a la transporte en el peor momento posible porque se encuentra en plena transformación que la pandemia ha acelerado de forma dramática.

«La prórroga de los ERTE hasta diciembre de 2021 es una medida básica para el mantenimiento de las empresas»

No olvidemos que la transporte ha pasado de ser una «commodity» a convertirse en una superioridad competitiva para cualquier actividad. Es el sector de moda. A los planificadores y gestores de la cautiverio de suministro tanto para la industria, como para el comercio o los servicios, se les exige producir valía añadido, ayudar a persistir al cliente final y ser una fuente de captación de otros nuevos, todo ello con motivo del cambio de hábitos del nuevo consumidor que cada vez es más digital. Y las empresas estaban, cada una en la medida de sus posibilidades, acometiendo esa necesaria transformación tecnológica que exige inversiones potentes cuando llegó la pandemia y se paró la hacienda.

Después, se ha vuelto a colocar el interruptor en la posición de «on», pero nos hemos llevado la sorpresa de que la demanda es muy inferior a la que había ayer. Esto significa que las empresas vamos a escasear instrumentos extraordinarios para adaptar nuestras estructuras a los nuevos niveles de demanda y evitar los cierres que nadie quiere. Pero encima necesitamos esas herramientas de forma urgente para podernos planificar. Por ejemplo, no tiene sentido negociar cada tres meses las prórrogas de los ERTE y decidirlo 48 horas ayer de que se cumpla la momento tope, ya que así no hay forma de poder planificar el futuro de una empresa. Y siquiera se prostitución de solucionar más deuda porque ya tenemos en España un elevado número de empresas zombis cuyo nivel de apalancamiento es completamente inasumible. Según los datos del Parcialidad de España, una de cada cuatro empresas está en abertura técnica y eso empieza a notarse en las demoras de los pagos.

La primera medida a adoptar en este caso sería la ampliación del periodo de carencia de los créditos ICO, porque cuando comienzo a recuperarse la demanda resultará impracticable hacer frente a los gastos de ese momento más la montaña de deudas contraídas.

En cualquier caso, la prioridad es aumentar de forma sólido la capacidad de detección y rastreo de contagios por coronavirus para evitar el impacto socioeconómico de los confinamientos. De hecho, la realización de test a gran escalera y el aislamiento de quienes presenten PCR positivo tendría un coste mensual inferior a las pérdidas económicas que la pandemia podría provocar en menos de una semana.

Francisco Aranda Manzano es presidente de UNO Provisión

Francisco Aranda ManzanoFrancisco Aranda Manzano

Ver los
comentarios

#Francisco #Aranda #Manzano #hacienda #remonta

Leave a Comment