deportes

Flores antes de la última batalla

Flores antiguamente de la última batalla
#Flores #antiguamente #última #batalla

S. D. | EFE

Los Ángeles Lakers y los Miami Heat se retaron en la repvia de la gran final de la NBA a través de sus grandes estrellas. Los de LeBfon James parten como claros favoritos del duelo, pero no se fían de unos Heat que están rompiendo todos los pronósticos.

El cornisa LeBron James volvió a mostrar este martes su costado más «diplomático» cuando habló de lo que significa competir su décimas Finales de la NBA, las primeras con los Angeles Lakers, frente a su exequipo, al que guió a dos títulos de venda.

James, de 35 abriles, segunda temporada con los Lakers, tercer equipo en su carrera a los que lleva a disputar unas Finales, lo hizo anteriormente con los Cavaliers de Cleveland y luego con los Heat, dijo que no quería participar en la asignación de darle un valencia exclusivo a las del 2020, que comienzan mañana, miércoles.

«No tiene ningún significado adicional triunfar un campeonato, sin importar contra quién estés jugando», comentó James a los periodistas, en vísperas del primer partido. «Ya es congruo difícil impresionar a las Finales, estar en esta posición. Si puedes salir inviceto, no importa contra quién lo hagas».

Pero sería su compañero, el pívot Anthony Davis, quien jugará sus primeras Finales de la NBA, el que reconoció que James si sentía, de verdad, una motivación exclusivo al enfrentarse en presencia de su exequipo, y tener la posibilidad de conseguir su cuarto título de campeón.

«Estar de envés en las Finales contra Miami, creo, significa mucho más para él ganarlas, que al resto de los compañeros», declaró Davis. «Pienso que este campeonato es probablemente el segundo, detrás del conseguido con los Cavaliers de Cleveland, que más le motiva a James».

James ganó su campeonato más flamante en el 2016, cuando llevó a los Cavaliers a una remontada de 1-3 en las Finales para vencer a los Warriors de Golden State, dueños de la mejor temporada regular en la historia de la venda, con 73-9.

Los primeros dos campeonatos de James llegaron con los Heat en el 2012 y 2013, primero desmantelando un futuro trío de MVP en el cornisa Kevin Durant, el saco Russell Westbrook y el escolta James Harden con los Thunder de Oklahoma City.

Luego incluso superaron al pívot Tim Duncan, al saco francés Tony Parker y al escolta argentino Manu Ginobili con los Spurs de San Antonio, en siete partidos, gracias a la gran función del exescolta Ray Allen, que anotó un triple cardinal.

Davis dijo que el desafío frente a James está en ganarlo todo luego de una pausa de 4 meses y medio adecuado a la pandemia del coronavirus, adicionalmente de advenir tres meses en la burbuja de Orlando, donde fueron recluidos 16 equipos para concluir la temporada, independiente de COVID-19.

«Creo que éste va a ser un campeonato muy difícil», admitió Davis. «La masa dijo que va a ser el más difícil en la historia de la NBA desde un punto de perspectiva mental sólo por las circunstancias».

Poco en lo que las dos estrellas de los Lakers están completamente de acuerdo. «Probablemente ha sido la cosa más desafiante que he hecho en mi vida como profesional, en cuanto a comprometerme con poco y positivamente lograrlo», subrayó James cuando se le preguntó sobre la vida en la burbuja de la NBA.

Sin requisa, admitió que sabía perfectamente a lo que se iba a indisponer y llegó preparado para el gran lucha. «Sabía cuando venía a lo llegábamos aquí», valoró James. «Sin requisa, mentiría si dijese que conocía la dureza que hemos tenido que pasar tanto mental como físicamente, pero la única razón para hacerlo era contender al mayor en indagación de conseguir el título de campeones».

El mismo objetivo que tuvo siempre durante las cuatro temporadas que jugó con los Heat, a los que llevó a disputar las Finales en cada una de ellas, con dos títulos y dos derrotas. Sin requisa, su salida no fue de la mejor forma, pero ahora, seis abriles luego, ninguna de las dos partes quiere dialogar del asunto, y se centran exclusivamente en presentar la buena imagen de cada uno de ellos.

James fue caluroso en sus elogios cuando se le preguntó sobre el presidente de los Heat, el utópico Pat Riley, y el monitor Erik Spoelstra. «Cuando escucho a Pat Riley, pienso en una de las mentes más grandes que probablemente haya tenido este deporte», destacó James. «Ha yeguada en todos los niveles. Vi la estadística el otro día de que ha sido parte de un campeonato en cuatro décadas. Esta venda no es lo mismo sin Riley».

La sino de los Lakers incluso dedicó elogios a Spoelstra, de quien dijo que no se le había regalado el agradecimiento que se merece a pesar de lo bueno que es y lo grandes conocimientos que posee.

«Es lamentable que no se haya yeguada su respeto luego de todo lo que ya ha demostrado», reclamó James sobre Spoelstra, quien va a dirigir sus quintas Finales de la NBA con los Heat. «Es positivamente bueno, por no aseverar magnífico. Probablemente es magnífico adecuado a la preparación que posee».

Dragic: «Vine para triunfar»

El saco esloveno de los Miami Heat Goran Dragic afronta sus primeras finales de la NBA frente a Los Ángeles Lakers, a partir de la amanecida del miércoles al jueves, cumpliendo las expectativas que tenía cuando firmó por la franquicia de Florida en 2015 ya que aseguró, en una rueda de prensa que llegó “para triunfar”.

«Estar aquí significa todo para mí. Es por lo que vine a esta ordenamiento, para triunfar. Sé lo que pasó aquí en el pasado con grandes jugadores y yo no me rindo, haré lo mejor posible mi trabajo. Toda la masa de esta ordenamiento y los aficionados me han apoyado e intento dar el 100% en todos los partidos para ellos y al final del día mirarme al espejo y pensar ‘vale, hice todo lo que pude y si es suficiente proporcionadamente y si no incluso’», declaró el esloveno.

«Estoy muy adecuado de estar en las Finales, ha sido una gran temporada para mí. Pero el trabajo no está hecho y ojalá tengamos buenos partidos por delante todavía», amplió Dragic en la rueda de prensa telemática previa al primer partido de las Finales de la NBA en la burbuja del Walt Disney Resort de Orlando (Florida).

Goran Dragic, quien jugó en la Aleación Endesa en la temporada 2006-2007, en las filas del flagrante UCAM Murcia, pone el acento europeo a las Finales y se tomó con humor el horario de las mismas al ser cuestionado sobre qué plan seguirá su tribu para verle desde Eslovenia: «Mis niños estarán durmiendo (ríe), pero mi mujer, mis padres, mis amigos… ellos probablemente se irán a la cama, pondrán la señal a las 2:45 y se levantarán emocionados por el partido. Mis padres definitivamente lo verán».

Los Heat buscan el cuarto anillo de su historia, tras los logrados en 2006, 2012 y 2013 -los tres con Dwayne Wade y los dos últimos, adicionalmente con Chris Bosh y con LeBron James, ahora su rival-: «Lo que hicieron Wade y Bosh en el pasado significa mucho para todo el equipo, que nos apoyen en redes sociales… cuando te pones la camiseta de Miami Heat sientes el cesión, sientes que necesitas competir por lo que ellos hicieron aquí», aseguró.

En los tres títulos, y otras dos finales perdidas en 2011 y 2014, estuvo el pívot Udonis Haslem, aún en el equipo pero con un papel secundario. Encima, entre sus filas cuentan con Andre Iguodala, quien jugará sus sextas finales de la NBA. Dos jugadores con experiencia para liderar un equipo muchacha e inexperto a esta cima de la temporada.

«Fue simple, ellos dijeron que nos merecíamos esto y que lo disfrutemos, que viviéramos el presente. Prepararse es la secreto, ellos saben lo que es triunfar y nos dan la confianza de que podemos lograrlo», comentó sobre cómo les ayudará su experiencia.

Encima, Dragic ensalzó la figura del escolta Jimmy Butler, el componente franquicia del equipo que en temporadas anteriores, en Minnesota Timberwolves y Philadelphia 76ers, fue criticado por su compañerismo: «Él es uno de los tipos más graciosos que me he antagónico en esta venda, un gran competidor, un gran compañero que siempre talego lo mejor de los compañeros. A él le gusta bromear mucho y tenemos una broma con mi hermano pequeño, aunque él nunca le conoció».

Un Butler que compareció minutos más tarde y se mostró confiado en poder triunfar el título a pesar de que el gran preferido sea, de antemano Los Ángeles Lakers: «Somos un muy buen equipo, no diré que somos mejores que cualquier otro, pero siquiera que no somos favoritos. Sé que nadie nos esperaba aquí, está proporcionadamente; seguramente nadie cree que ganaremos, eso está proporcionadamente. Lo entendemos, lo utilizamos para motivarnos, al final del día no nos importa, estamos aquí para competir, competir todos juntos y competir a nuestra forma».

Antiguamente habló para los medios de comunicación el monitor de los Heat, Erik Spoelstra, quien fue el técnico en los dos anillos, y las dos Finales perdidas, de la época de LeBron James en la franquicia de Florida, a quien ensalzó por su capacidad de prolongar el nivel a pesar del paso del tiempo y de los cambios.

«Es increíble cómo ha mantenido este nivel año a año en diferentes equipos. Su compromiso para triunfar con diferentes camisetas, compañeros y circunstancias hace que sea remarcable lo que ha conseguido. A este nivel en su carrera ya ha conocido de todo y solo alcahuetería de triunfar. Su sagacidad para hacer lo que hace a su momento está fuera de lo global; hay mucho trabajo detrás de las cámaras para prolongar la forma», ponderó.

Un Spoelstra que desveló incluso cómo digirió la anuncio de la marcha de LeBron, quien volvió a Cleveland Cavaliers en 2014, y la promesa que le hizo a Dragic cuando se concretó su traspaso procedente de Phoenix Suns. «Pasé por mi propio período de consejo de seis semanas ese verano, pero luego vuelves al trabajo. Cuando cambiamos por Goran, le prometí que estaríamos luchando por títulos», declaró.

Ver los
comentarios

#Flores #antiguamente #última #batalla

Leave a Comment