salud

España, líder en muertes no previstas entre febrero y marzo

España, líder en muertes no previstas entre febrero y marzo
#España #líder #muertes #previstas #entre #febrero #marzo

R. I.

España encabeza la serie de países donde más muertes se produjeron por cualquier causa entre mediados de febrero y mayo. Le sigue de cerca Inglaterra y Gales, según los datos de una investigación que se publica en «Nature Medicine» que concluye que, en los 21 países analizados (19 de Europa, Australia y Nueva Zelanda), hubo un total de 206.000 muertes más de las que se esperaban si no hubiera ocurrido la pandemia. Este número es similar al número de muertes por cáncer de pulmón en países en todo un año y más del doble del número de muertes por diabetes o cáncer de mama en todo un año.

La investigación, que ha sido liderada por Majid Ezzati, del Imperial College London, revela que, en ese periodo, España tuvo de media 98 fallecimientos por cada 100.000 habitantes, un 38 % más que sus cifras habituales previa a covid-19.

En España han fallecido a causa del coronavirus, según el Servicio de Sanidad, más de 33.000 personas desde el inicio de la pandemia (47.259 según las cifras del Instituto Carlos III ). Y según este mismo Instituto, en esta segunda oleada, desde el 28 de julio hasta hoy, murieron en España 5.188 personas, una emblema superior a lo habitual. En todo el mundo, ha muerto más de 1 millón. Por ello, comprender el impacto total de la pandemia en cuanto a la mortalidad es importante para evaluar su impacto total en la salubridad pública y para diseñar respuestas de los gobiernos.

Ezzati y sus colegas han empleado los datos semanales sobre fallecimientos desde 2010 hasta mediados de febrero de 2020 de los 21 países con el objetivo de crear un maniquí que podría predecir el número de muertes que habrían ocurrido en mayo de 2020 si no hubiera habido una pandemia. A continuación, compararon esta emblema con las muertes reales reportadas en los países estudiados para calcular el exceso de muertes que resultaron de la pandemia, ya sea por covid-19 u otras causas.

Por otra parte de España, Inglaterra y Gales, los países analizados son: Austria, Bélgica, Bulgaria, la República Checa, Dinamarca, Finlandia, Francia, Hungría, Italia, Países Bajos, Noruega, Polonia, Portugal, Escocia, Eslovaquia, Suecia, Suiza, Australia y Nueva Zelanda,.

El noticia señala que Bulgaria, Nueva Zelanda, Eslovaquia, Australia, República Checa, Hungría, Polonia, Noruega, Dinamarca y Finlandia experimentaron cambios en mortalidad que fueron desde pequeños retrocesos a incrementos de un 5 % o menos. Otros, como, Austria, Suiza y Portugal, tuvieron un incremento bajo y Francia, Países Bajos y Suecia, medio.

Diferente de España, Inglaterra y Gales, Bélgica, Italia y Escocia asimismo sufrieron un incremento relevante en cuanto a fallecimientos inesperados.

De acuerdo con el estudio, la mortalidad fue similar en cuanto al sexo: con 105.800 muertes en hombres y 100.000 en mujeres.

Las diferencias en la mortalidad entre los 21 países, señalan los autores, reflejan la variabilidad en las características de las poblaciones, las respuestas políticas a la pandemia, la preparación de los sistemas de salubridad pública y de los sistemas sanitarios y de atención a mayores, lo que incluiría los programas de detección y rastreo de contagios.

Para los investigadores, la razón del elevado número de muertes adicionales en España puede deberse a una combinación de comportamientos generales de salubridad y su sistema inodoro y de atención social.

«España (e Italia y el Reino Unido), en militar, iniciaron un confinamiento tardío en comparación con los países del septentrión de Europa o Nueva Zelanda», señala a TechnoMiz Lozanía Ezzati. Por otra parte, añade, «tenía, y sigue teniendo, un sistema más débil de pruebas y rastreo de contactos que algunos otros países. Por final, tenemos entendido que tuvo un gran número de muertes en residencias. Todos estos factores habrían contribuido a su gran número de fallecidos».

Ezzati advirte de que esos sistemas podrían ser aún vulnerables, «por ejemplo en relación al ritmo de propagación de la infección en las residencias» de cuidado de mayores u otros grupos.

Pero asimismo destaca el documento la relevancia de las medidas para el control de la expansión del virus. La temprana o tardía comienzo del confinamiento en la primera ola, escriben los investigadores, fue importante, aunque reconocen que países con un buen sistema de rastreo de contagios pudieron permitirse un confinamiento más corto o menos cumplidor.

Este número es similar al número de muertes por cáncer de pulmón en países en todo un año y más del doble del número de muertes por diabetes o cáncer de mama en todo un año

En este sentido, apunta que tanto Italia, España, Países Bajos, Francia y Reino Unido introdujeron medidas de confinamiento solo cuando el número de casos y muertes había escaso tales niveles que la afluencia continuó durante semanas.

Por final, los investigadores argumentan que, encima de controlar la transmisión, existe la menester de implementar vías de atención integradas a nivel de la comunidad y de instalaciones que manejen los casos de covid-19 más leves y permitan que otras afecciones agudas y crónicas se clasifiquen y atiendan de forma rápida y adecuada, así como de instalaciones sanitarias y de cuidados a extenso plazo.

Para algunos países, ello puede requerir «redistribuir o aumentar la inversión en los servicios de sanidad y atención social», sobre todo si ha habido una financiación previa insuficiente, concluyen los expertos.

Ver los
comentarios

#España #líder #muertes #previstas #entre #febrero #marzo

Leave a Comment