Finanzas

El sector logístico se reconfigura para digerir su «boom»

El sector logístico se reconfigura para digerir su «prosperidad»
#sector #logístico #reconfigura #para #digerir #prosperidad

Laura Montero CarreteroLaura Montero Carretero

Mientras que actividades como el turismo o la hostelería recorren una extenuante travesía por el desierto desde que la crisis sanitaria irrumpiera en nuestro país, los operadores logísticos viven un momento de máxima ardor derivado de los nuevos hábitos de consumo surgidos al calor de la pandemia. Aunque el sector no ha sido inmune al zarpazo del coronavirus, ya que se ha trillado perjudicado por toda la abastecimiento asociada con la industria, es opinar, los movimientos de grandes volúmenes –que han sufrido un retroceso del 50%–, el musculoso repunte registrado por las compras online ha sido un justificación al que escudarse en un contexto de incertidumbre y colapso financiero.

Francisco Aranda, presidente de UNO, ordenamiento empresarial de abastecimiento y transporte de España, signo en un 50% el crecimiento experimentado por el comercio electrónico durante el confinamiento. «Los que ya compraban a través del canal digital profundizaron en esa valor y los mayores de 45 primaveras que nunca lo habían utilizado recurrieron a él y la experiencia fue positiva, por lo que cuando terminó el toril el e-commerce siguió mostrando un crecimiento, en concreto, del 30%», explica.

Nadie esperaba tener que enfrentarse, de un día para otro, a un repunte tan musculoso de las compras a través de internet. «Ha habido muchas empresas que no tenían todavía los procesos adaptados a esa nueva situación. En la pandemia lo han librado porque el cliente estaba en casa y con percibir el pedido era suficiente, pero ahora vuelve a querer que la mercancía le llegue un día y hora determinada. La digitalización y la automatización es un gran desafío en el que el sector tiene que mejorar muchísimo», destaca Antonio Iglesias, coordinador del Máster de Transporte y Dependencia de Suministro de ESIC.

Y es que la exposición a un consumidor cada vez más estricto desde el punto de instinto de los costes de giro, el plazo y oficio de entrega o la trazabilidad del paquete, abre un pelea mayúsculo que puede alterar el tablero contemporáneo de jugadores. «El auge del comercio electrónico implica grandes inversiones tecnológicas, que obligarán a las empresas a hacerse más grandes. Vamos a asistir a procesos de fusiones incluso a nivel europeo porque se moverán mercancías de un punto a otro y se tiene que hacer de forma ágil y rápida», pronostica.

Lo cierto es que el comercio electrónico ya venía reflejando una cambio positiva en nuestro país antaño del estallido de la pandemia. En el cuarto trimestre de 2019 alcanzó una facturación de 13.365 millones de euros, un 23,5% más interanual. De enero a marzo de este adiestramiento (última signo habitable) se situó en los 12.243 millones, un 11,6% más que en el mismo periodo del año mencionado, según datos de la Comisión Doméstico de los Mercados y la Competencia (CNMC). Atendiendo al número de transacciones, en el primer trimestre de 2020 se totalizaron 226,6 millones, un 11,4% más interanual.

Interés inversor

El reconvención al plataforma del «e-commerce» ha erigido al mercado logístico como un foco importante para la inversión. «Era el gran desconocido hasta 2014, cuando se empieza a ver que la abastecimiento ocupa un oficio muy importante en la capital del país y no hay tanto peligro de que ese activo pierda valencia o se encuentre desocupado. Ahora, con la previsión de crecimiento del “e-commerce”, hay más fondos introduciéndose en este segmento como un sector defensivo en la inversión inmobiliaria frente a otros como puede ser el retail o las oficinas, que están sufriendo más», subraya Fernando Sauras, director de Inversión Industrial y Transporte España de BNP Paribas Estate. «Estos activos ofrecen una veterano rentabilidad, menores costes y una veterano facilidad de mandato, son puntos importantes que están influyendo para atraer más renta», agrega.

Un nuevo estudio de la consultora revela que en el tercer trimestre del año, esta tipología de activo ha acaparado el 22% de la inversión en inmobiliario en España, solo superada por retail (29%) y edificios de oficinas (26%). Así, de julio a septiembre, se han cerrado operaciones de inversión por un convexidad total de 460 millones, mientras que en lo que llevamos de año la signo asciende a los 900 millones. «2019 acabó por encima de los 1.800 millones de euros y en 2020 vamos a estar muy cercanos a los 1.400 millones, lo que significa que será el segundo año récord de toda la serie histórica 2007-2020», apunta Sauras.

El sector está de moda. «De ser un dominio de la que casi ni se hablaba ha pasado a estar en boca de todos», resume Antonio Iglesias. En este contexto de crecimiento acelerado, impulsado en los últimos meses por una crisis sanitaria sin precedentes que ha provocado la brote definitiva del comercio electrónico en España, junto a preguntarse si es posible que se esté generando una burbuja en torno al sector. «Sí existe ese peligro y hace errata concienciar. Cuando cualquiera intenta excavar en este negocio, debe entender muy perfectamente cuáles son las claves de su funcionamiento, no vale con opinar que es un sector sencillo o que está al plataforma. Puede ser sencillo en un inicio, pero el peligro de pinchar está muy subyacente», advierte Susana Vale, directora de Zaragoza Logistics Center.

Se proxenetismo, por otra parte, de un sector con gran dinamismo, que tendrá que hacer una serie de deberes si no quiere que el esfuerzo realizado en los peores momentos de la pandemia caiga en saco roto. «Hace primaveras que oímos platicar del blockchain o de los vehículos autónomos, pero es ahora cuando se están convirtiendo en una ingenuidad. Conocer cómo se pueden resquilar estas tecnologías a la abastecimiento es el pelea principal, sobre todo porque a menudo implica cambios en la filosofía de las empresas y en la forma de trabajar, con la supresión de mano de obra por máquinas, por ejemplo, lo cual da oficio a su vez a nuevos empleos…», comenta Vale.

Incertidumbre

Para que estos ambiciosos cambios lleguen a buen puerto será necesario que los actores del sector no se vean perjudicados por las decisiones tomadas desde los poderes públicos, poco que en este momento es motivo de preocupación. «El proceso de crecimiento de nuestro sector es incompatible con la idea del Gobierno de subir los impuestos. Las empresas tienen posibles o para contratar e volver en digitalización, lo cual provocará más actividad económica, o para remunerar los incrementos de impuestos», alerta el presidente de la patronal UNO.

Otro de los aspectos que estima esencial para que la abastecimiento se convierta en un sector potente a futuro en la capital española es «veterano flexibilidad en las relaciones laborales». Y en una sociedad cada vez más concienciada con el cuidado del planeta, el compromiso verde es ineludible. «La sostenibilidad medioambiental es un gran pelea. Se pueden hacer un sinfín de cosas, desde utilizar vehículos con energías alternativas hasta planificar mejor las rutas o compartir posibles a través de la colaboración porque no tiene mucho sentido que a un domicilio lleguen tres paquetes en un día y cada uno lo traiga un cámara dispar. Es un tema que empieza a estar en la memorándum de las compañías», afirma José Estrada, director común del Centro Castellano de Transporte. «Las empresas están muy sensibilizadas, pero necesitamos que el Gobierno ayude en la transformación en dirección a los vehículos ecológicos, en este momento mucho más caros que los de energías tradicionales», apostilla Francisco Aranda.

En la llamamiento última milla, la red de distribución a domicilio al legatario final, asimismo habrá una profunda transformación. «El 80% del consumidor gachupin todavía quiere que le lleven la mercancía a su casa, pero eso es insostenible, genera una cantidad de posibles humanos importante. Tendremos que ir en dirección a modelos colaborativos. Los repartidores en oficio de entregar cliente a cliente podrían dejar la mercancía en unas consignas», dice Antonio Iglesias. Asimismo, los micro hubs, pequeños almacenes en el centro de la ciudad, serán cada vez más frecuentes para la optimización del reparto urbano.

Ver los
comentarios

#sector #logístico #reconfigura #para #digerir #prosperidad

Leave a Comment