mundo

El presidente alemán pide un monumento a la revolución pacífica que terminó con el comunismo

El presidente germánico pide un monumento a la revolución pacífica que terminó con el comunismo
#presidente #germánico #pide #monumento #revolución #pacífica #terminó #con #comunismo

Rosalía SánchezRosalía Sánchez

«¡Todos queríamos celebrar este trigésimo aniversario de la pelotón alemana de guisa diferente! Con salas llenas y un gran festival ciudadano aquí en Potsdam, con miles de personas de todas partes de Alemania y de nuestros países vecinos europeos. Un festival que refleja la riqueza de nuestro país». El presidente de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, ha comenzado su discurso institucional reconociendo que la pandemia ha legado al traste con las grandes celebraciones planeadas para este sentido aniversario, pero ha llamado a los alemanes a rememorar, en pequeños círculos, «el fin del Pared y los disparos fatales, el espionaje y tutela estatal… nos fortalecimos en la valentía del pueblo en el otoño de 1989, miramos con agradecimiento el fin de la Extirpación Fría y el amanecer de un nuevo tiempo y podemos mirar alrededor de detrás en el camino global que nuestro país ha tomado desde entonces alrededor de un país reunificado, vacío y demócrata en el centro de Europa». «¡Que suerte! ¡Qué logro! Estamos muy orgullosos de esto en este día y: ¡Ninguna pandemia podrá impedir que lo hagamos!», ha celebrado.

Steinmeier ha reflexionado sobre cuán diferentes fueron las dos reunificaciones alemanas y las ideas en las que se basaron. «La pelotón franquista en 1871 se hizo cumplir brutalmente, con hierro y muerte, luego de guerras con nuestros vecinos, basadas en el dominio prusiano, en el militarismo y el nacionalismo», ha dicho, recordando a los «niños pequeños que casi nada podían mirar por encima del borde de la mesa, pero que ya vestían con orgullo un uniforme y tocaban con entusiasmo el tambor de pelea». «Esta aplauso del nacionalismo militante, esta aplauso de la pelea y la asesinato heroica, desde la infancia, fue el espíritu desafortunado de la época», ha expuesto, en contraposición a las imágenes de «muchedumbre celebrando sobre el Pared, lágrimas de alegría, abrazos, soldados y policías que dejaron caer sus armas. El miedo había cambiado de mandato, el poder estatal ya no era importante porque la muchedumbre ya no lo seguía».

Agradecimiento

Buena parte de su discurso ha consistido en un mensaje de agradecimiento de Alemania a las democracias occidentales que apoyaron el proceso de reunificación y a los pasos previos dados desde Moscú por Mikhail Gorbachov. «Tenemos que dejar esto claro una y otra vez: sin los acuerdos de paz con Polonia y la Unión Soviética, sin el registro de la Trayecto Oder-Neisse en el derecho internacional, sin el proceso de Helsinki, sin la OTAN y la Unión Europea, la reunificación no habría tenido espacio. Y sin el coraje de Mikhail Gorbachev, que pronto celebrará su 90 cumpleaños. ¡No lo olvidamos, y por eso os damos las gracias!». «Incluso sin los Estados Unidos de América», ha insistido, «sin su compromiso indispensable con un orden de posguerra resistente y respetado, sin su apoyo incondicional a la integración europea, no estaríamos reunificados hoy. ¡En este día agradecemos expresamente a esta América! ¡Y nuestros amigos europeos asimismo!».

«¡Nuestra pelotón es una pelotón en exención y riqueza, una pelotón que Alemania siempre debe explicar en términos europeos!», ha subrayado el presidente germánico. «Decidimos no mirar el meollo franquista, sino construir una Alemania europea. Este es el camino que queremos seguir». En respuesta a los movimientos nacionalistas antieuropeos surgidos en Alemania en los últimos primaveras, con exclusivo éxito en los Bundesländer orientales, Steinmeier ha dicho que «hay quienes siempre miran al pasado en investigación de respuestas a las preguntas del futuro. Pero: ¡Cuán ahistóricos deben ser los que ondean la bandera negra, blanca y roja del Reich germánico de 1871, incluso la bandera de la Extirpación del Reich, frente al Bundestag escogido democráticamente! Quieren otro estado, un estado totalitario y agresivamente marginado. Se colocan en una tradición que no representa a esta república, ni a nuestra democracia. No: ¡Hoy nos apoyamos firmemente en los cimientos del movimiento por la exención y la historia de la democracia! Nos referimos a las ideas del Festival de Hambach, la Paulskirche, la Democracia de Weimar, la Ley Fundamental y la Revolución Pacífica. Estamos orgullosos de estas tradiciones de exención y democracia, orgullosos de estas raíces históricas, sin reprimir nuestra visión del despeñadero de la Shoah. Y los colores de esta historia democrática son los colores bruno, rojo y dorado, los colores de la pelotón, la equidad y la exención. ¡Estos son los colores de nuestro país, ondean en los edificios de nuestra democracia! No permitiremos que sean reprimidos, abusados o apropiados. Infeliz-rojo-dorado son nuestros colores, ¡no dejaremos que nos los quiten!»

Brecha salarial

«Treinta primaveras luego de la reunificación, ¿dónde estamos hoy?», se ha preguntado. «Creo que vivimos en una paradoja. No estamos tan cerca de lo que deberíamos estar. Pero al mismo tiempo estamos mucho más cerca de lo que pensamos». Steinmeier ha obligado que «todavía existe una clara brecha salarial entre Oriente y Poniente. Muy pocas grandes empresas se han establecido al este del Elba. Y todavía hay que averiguar a los alemanes orientales con lupa en los pisos de dirección de empresas, universidades, ministerios o la Bundeswehr». Pero ha señalado que «el crecimiento conjunto no se limita a las estadísticas del mercado sindical y los datos económicos. El sentimiento de pertenencia, de ser pasado y tomado en serio a la importancia de los luceros, no solo está determinado por la sueldo. Nuestra tarea sigue siendo acercarnos unos a otros a nivel humano, seguir siendo curiosos, conocer y respetar el mundo y las perspectivas de otras personas».

«Sí, vivimos hoy en la mejor Alemania que de ningún modo haya existido», se ha congratulado el presidente germánico, «¡Agradezcamos a todos los que trabajaron en esto! ¡Esperémoslo juntos! Y sobre todo: ¡construyamos sobre ello para un buen futuro! … Muchas de las cosas que hemos legado por seguras durante los últimos treinta primaveras ya no lo son. Pero la humildad que nos ha enseñado el coronavirus no significa resignación y desánimo. Al contrario. Necesitamos coraje, como hace treinta primaveras. En estos tiempos de pandemia, nuestro país demuestra que estamos unidos, que somos fuertes y que actuamos con responsabilidad. Tenemos todas las razones para tener confianza. La pandemia no nos quitará el futuro. Por consiguiente: tengamos cuidado, sí. Centrémonos en combatir el virus, sí. Pero nos congelemos en la preocupación. Deberíamos centrarnos en lo que hay que hacer con necesidad. El futuro luego de Corona se está negociando ahora, en todo el mundo. Clima, digitalización, cohesión. Tenemos que estar ahí, tenemos que ser buenos, y rápidos, y dispuestos a repensar, sí, en algunos casos a repensar radicalmente. Los polos derretidos, la conflagración en California, nos recuerdan que el futuro no se puede retrasar. La rozamiento del orden internacional, las fuerzas que tiran de una Europa unida, las nuevas divisiones en nuestra sociedad, nos desafían en todas partes», ha concluido, solicitando un monumento franquista a la revolución pacífica del 1989. «Podemos servirse las experiencias de la Revolución Pacífica, cuando el tapia no solo cayó, sino que fue llevado al colapso por cientos de miles que lucharon juntos por una vida mejor. Podemos basarnos en el tremendo logro de 16 millones de personas, cuyas vidas dieron un transformación total, que tuvieron que iniciar de nuevo, que han aprendido de nuevo, que se han reinventado. ¡Este coraje, este impulso, asimismo lo necesitamos hoy! Por consiguiente, permítanme la sugerencia: si es que la Revolución Pacífica puede ser un estímulo para nosotros asimismo hoy, ¡entonces creemos un espacio que nos recuerde este valencia!»

Ver los
comentarios

#presidente #germánico #pide #monumento #revolución #pacífica #terminó #con #comunismo

Leave a Comment