entretenimiento

El imán de Golshfiteh Farahani

El imán de Golshfiteh Farahani
#imán #Golshfiteh #Farahani

Oti Rodríguez MarchanteOti Rodríguez Marchante

Golshifiteh Farahani es una actriz iraní de nombre difícil de rememorar pero de rostro irrealizable de olvidar desde que apareció en «Premeditadamente de Elly», la magnífica película de Asghar Farhadi. Desde que el gobierno de su país la invitó a irse a trabajar a otro banda, lo ha hecho con Ridley Scott, con Neil Nurger, con Christophe Honoré…, en fin, era la maravillosa mujer de Adam Driver en «Paterson», la película mágica de Jim Jarmusch. Aquí, en la primera película de Manele Labidi Labbé interpreta a una mujer tunecina que, tras varios abriles de estudio y vida en París, regresa a su país con la intención de establecerse como psicoterapeuta y planta un tumbona en el ático de su comunidad. Y la intención de la directora es que, mediante su personaje y su tumbona, se revele una fotografía de la sociedad tunecina de estos últimos abriles, tras la llamamiento Primavera Árabe.

Hay que opinar que Labidi no utiliza líquidos ácidos ni agresivos para el revelado y que, por lo tanto, la fotografía adquiere tonos de suave comedia y de imagen mordaz, y que el personaje de Selma recorre todos los caminos de la frustración en presencia de el paisaje personal, acostumbrado, cultural y moroso (adyacente al retrato de Sigmund Freud con un casco fez) en su tragicómica consulta. No pretende la película ningún observación de profundidad o credibilidad política, sino más admisiblemente rajar una ventana transversal por la que ver la multiplicidad y pigmentación de sus vecinos, la galbana de sus instituciones, el entremés oficinista, policial y profesional y ese encomendárselo todo a la providencial muletilla «Insha’Allah».

Una película muy agradable y, en cierto modo, facundo y seductora sobre un sitio mañana y cercano, y con un personaje femíneo dispensado, entrañable y con más imanes que todas las mezquitas del mundo árabe.

Ver los
comentarios

#imán #Golshfiteh #Farahani

Leave a Comment