Finanzas

El Estado tiene ya 60.000 millones de déficit, más que la suma de los tres últimos años

El Estado tiene ya 60.000 millones de obligación, más que la suma de los tres últimos abriles
#Estado #tiene #millones #obligación #más #suma #los #tres #últimos #abriles

Javier TahiriJavier Tahiri

La cuenta de la crisis sanitaria y económica en la que se encuentra España la está asumiendo el Estado más que ninguna otra filial. Los datos de obligación que ayer publicó el Ocupación de Hacienda recogen que el Estado cosechó hasta julio un agujero de 60.436 millones de euros, un -5,4% del Producto Interior Bruto (PIB). Se proxenetismo de un agujero inédito en la serie mensual y trimestral de Hacienda que arranca en 2004: el Estado nunca tuvo a estas staff del año un boquete tan extenso en sus cuentas. Para ilustrar la magnitud del obligación que está asumiendo la Suministro Central, hasta julio su tamaño es decano que la suma de la que tuvo los tres últimos abriles. Al compararlo con el que tuvo el año pasado en julio, el obligación presente es cinco veces decano y supone un crecimiento del 433% frente a 2019. Y como indicador, el año pasado el conjunto de las administraciones tuvo un desequilibrio del 2,8% del PIB durante todo el año.

Las razones de esto es que el Estado está asumiendo el obligación de otras administraciones como la Seguridad Social –que paga las prestaciones por ERTE o cese de actividad– o las autonomías –que tienen transferidas las competencias en Sanidad y el uniforme aumento del consumición–. El Gobierno Central ha hecho una transferencia de 14.003 millones a la Seguridad Social para equilibrar sus cuentas frente a el consumición destinado a prestaciones por el Covid-19. A ello se le suma lo que ha destinado a las comunidades autónomas, por el momento, 6.000 millones al Fondo Covid-19 ya en julio -y 10.000 millones que se irán repartiendo en los siguientes meses-, adicionalmente de estar entregando los bienes de entregas a cuenta que les corresponden por el sistema de financiación como si no hubiera habido recesión alguna, con un aumento de los ingresos del 2,9% –lo previsto antaño de la pandemia y 3.069 millones más que el año pasado– frente a la caída del 12% que se está dando en verdad.

El decano consumición de la serie

En fin, todas estas transferencias, yuxtapuesto al desembolso por la propia crisis, se refleja en que el Estado tiene ya el decano consumición recogido nunca en la serie estadística del Ocupación de Hacienda a estas staff del año. El impacto de la crisis del coronavirus en sus propias cuentas provoca que el consumición medido en empleos no financieros ya asciende a los 156.129 millones de euros, un 21,4% más que el año pasado.

Y, al mismo tiempo, lleva a que las otras administraciones no tengan un impacto tan pronunciado en sus propias cuentas de la crisis. Las comunidades autónomas tuvieron hasta julio un obligación del 0,6% del PIB, esto es, incluso menos que el 0,67% del año pasado: frente a los 8.345 millones de euros del año pasado su obligación este año hasta junio se ha corto un 19,6%. Hacienda calcula que 3.890 millones (un 0,35% del PIB) del obligación regional se debe al impacto del coronavirus.

Asimismo, la Seguridad Social tan pronto como aumentó su obligación a los 5.167 millones, un 2,4% más que el año pasado, hasta el 0.46% del PIB. Todo ello pese al válido incremento por el plazo del desempleo a los trabajadores acogidos a un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) y por cese de actividad a los autónomos, las prestaciones aumentaron un 8,56% frente al año pasado hasta los 93.820 millones, incluyendo pensiones. Hasta junio, yuxtapuesto a Estado y comunidades autonomas -y sin contar a las corporaciones locales-, el obligación conjunto escaló un 165,9% hasta los -68.414 millones de euros, un 6,1% del PIB.

El Estado, adicionalmente del coronavirus, asimismo ha tenido que hacer frente a la liberalización de las autopistas de peaje AP4 y AP7, lo que engrosa el obligación en otros 1.745 millones. Pero el otro pilar que explica el válido trastorno de las cuentas de la Suministro Central son los ingresos. La cuestación tributaria se desplomó un 12% de enero a julio hasta los 120.072 millones.

Si proporcionadamente es cierto que la caída de ingresos en julio (-14,7% en el mes) fue beocio que en junio (-29,7%), el Impuesto de Sociedades aún no ha dejado un euro en las arcas de Hacienda. Durante los siete primeros meses del año, las mayores devoluciones provocan que el tributo tenga un saldo de -1.737 millones de euros, frente a los 2.383 millones que había recaudado el año pasado a estas staff de año.

Un 37% menos de beneficios

A ello se le suman que las medidas aprobadas por el coronavirus han restado 3.355 millones en cuestación, adecuado, sobre todo, a los aplazamientos con Hacienda a las empresas que facturan menos de seis millones de euros al año. Esta medida ha restado 2.526 millones, mientras que la suspensión de las deudas tributarias ha restado 795 millones. Las empresas son las que están encajando la decano parte de la crisis.

Las pérdidas en el segundo trimestre ascendieron un 33,2%, recoge la Agencia Tributaria, mientras que los beneficios de las empresas personales se han desplomado un 29,1% y las bases imponibles, un 36,6%. Luego, ello explica que la cuestación en Sociedades esté en estado crítico. Pese al desplome del consumo, el IVA lleva un descenso del 15,9%, similar al -12,9% de Especiales, mientras que el IRPF tan pronto como ha notado la crisis con un -1,3% y en términos homogéneos, incluso crecen sutilmente sus ingresos. Así, se detecta que las medidas del Gobierno a través de ERTE, prestaciones y demás, han ido destinadas a proteger las rentas de los hogares.

Ver los
comentarios

#Estado #tiene #millones #obligación #más #suma #los #tres #últimos #abriles

Leave a Comment