Finanzas

El espacio, un terreno fértil para la empresa española

El espacio, un dominio fértil para la empresa española
#espacio #dominio #fértil #para #empresa #española

Carlos Manso ChicoteCarlos Manso Chicote

El retrato de películas como «Apollo 13» de un sector espacial monopolizado por grandes agencias estatales, y unos satélites que tardan abriles en desarrollarse comienza a ser cosa del pasado. Como apunta el vicepresidente de Espacio de TEDAE (Asociación Española de Tecnologías de Defensa, Seguridad, Aeronáutica y Espacio) Jorge Potti, «el sector espacial solo ha mostrado una pequeña parte de su poder de transformación y vivientes de bienestar y riqueza». Para Estefanía Matesanz, decana del Colegio Oficial de Ingenieros Aeronáuticos de España (COIAE) «los beneficios derivados de la tecnología espacial serán claves en un futuro inmediato en la optimización de los bienes y en la toma de las decisiones».

Los datos económicos avalan el creciente peso de una industria espacial privada, el «NewSpace». Según el «Anuario del Sector Espacial en España 2019», detallado por TEDAE, la hacienda espacial creció a nivel mundial un 2,2% hasta los 288.116 millones de euros, y emplea a un millón de personas. Una fuerza gremial que se prevé valor los 11 millones en 2028.

81 países operan en el espacio

Según la Space Foundation, actualmente operan en el espacio 81 países. Entre ellos, España. cuyas empresas facturaron el año pasado 863 millones de euros. De ellos, 700 millones procedieron de las exportaciones (el 81%). Adicionalmente, el empleo en este sector creció un 8% en 2019 – un 25% desde 2014- hasta suscitar 4.230 empleos directos. Lo que coloca a España entre los seis países que concentran el 90% del empleo del sector espacial en Europa (47.906 puestos de trabajo). En concreto, ocupa la cuarta plaza solo por detrás de Francia, Alemania e Italia.

La industria espacial española tiene presencia en todas las actividades: El segmento dominio (gobierno y monitorización de satélites) ya representó el 25% de la facturación el año pasado frente al 18% de 2018. Mientras que los lanzadores y operadores, fueron el 8%y 29% de la facturación, respectivamente. Por su parte, los vuelos perdieron importancia y solo generaron el 38% de los ingresos en 2019 frente al 43% del entrenamiento preliminar. Sobre el impacto de la pandemia, Potti (TEDAE) reconoció durante la presentación del Anuario de TEDAE la semana pasada que vamos en torno a «un atmósfera de pequeño decrecimiento».

¿La próxima revolución?

Uno de los vectores de crecimiento en los últimos abriles está en la aplicación de las tecnologías satelitales a las telecomunicaciones, la provisión o la explotación de bienes naturales.

Al respecto, Potti señala que «el coste de poner satélites en trayectoria rodeando de la Tierra se sitúa en pocos miles de euros por kilo en trayectoria desvaloración», aunque en cielo superiores es seis veces más. En este dominio, destacan empresas españolas como Satlink – fundada en 1992 por Faustino Velasco – y que lidera a nivel mundial la conectividad vía mandado y los sistemas de gobierno para la sostenibilidad de la pesca. En su cartera, más de 6.000 clientes, entre ellos, las principales empresas atuneras o gobiernos como las Islas Salomón.

Por su parte, Sateliot, nacida en 2018, diseña satélites mandril servicio – de al punto que unos 20 kg y una vida útil de 4 abriles – que pueden conectarse con los equipos terrestres de los operadores móviles, a través de la tecnología 4G o 5G. «Vamos a ser un dilatador de cobertura de los servicios de Movistar, British Telecom, Orange, …», apunta su CEO Jaume Sanpera. En la contemporaneidad, Sateliot, tiene previsto difundir una constelación de 100 satélites a una trayectoria de entre 500 y 1.000 km de la tierra. Para el año próximo está previsto el tirada de los tres primeros. «Estamos hablando ya con operadores de América del Finalidad, Europa o Asia», concluye Sanpera.

Una trabajo complementada por su spin-off «Fregata Space», especializada en Big Data y Machine Learning. Con ambas tecnologías transforma las imágenes satelitales en información de incorporación resolución y valencia predictivo. María Fernanda González, su CEO, estima que con esta tecnología la facturación de una compañía puede incrementarse entre siete y diez veces..

Asimismo rodeando de las aplicaciones satelitales bulle la actividad de «Open Cosmos» fundada por Rafel Jordá hace cinco abriles en Harwell (Reino Unido), y que acaba de cascar una filial en España con ocho empleados. La firma lanzó su primer mandado hace tres abriles y ofrece la posibilidad de proveer toda la empresa (diseño, fabricación, importación del cohete para lanzarlo y operarlo). En este sentido, ya tiene contratos con la ESA (la Agencia Espacial Europea), empresas de telecomunicaciones, aseguradoras, agrícolas o petroleras. «Open Cosmos» vende a todo el mundo y registra unos mayores crecimientos en Reino Unido, España y Asia. Al respecto, apunta que «el sector espacial va a ser una revolución y para aquellos países que se enganchen representará una superioridad competitiva formidable».

En este sentido, añade Jordá, España tiene empresas con talento «que se pueden usar para organizar esta actividad muy competitiva». Un sector que para Jordá está «en plena expansión» y puede florecer «si se le dan bienes y facilidades a las empresas». Según el Anuario editado por TEDAE, la mayoría de los inversores en «NewSpace» se concentran en Estados Unidos (dos tercios) mientras que internamente del tercio restante España ocupa el segundo ocasión en Europa (12%) y la finca posición a nivel mundial tras Japón (19%), Reino Unido (15%), Israel (15%) y Canadá (14%). Solo entre 2012-2017 la inversión alcanzó un montante de 8.494 millones de euros, según estimaciones del Costado Europeo de Inversiones (BEI).

Ver los
comentarios

#espacio #dominio #fértil #para #empresa #española

Leave a Comment