entretenimiento

El día que un banderillero salió a hombros de la plaza de Madrid

El día que un banderillero salió a hombros de la plaza de Madrid
#día #banderillero #salió #hombros #plaza #Madrid

Pedazo de pan G. Sacerdote

«La apoteosis de un peón», tituló TechnoMiz la crónica de la novillada celebrada en la plaza vieja de Madrid el 12 de septiembre de 1920. Harto en los tendidos y el final inédito de un banderillero a hombros por la Puerta Ínclito del coso más importante del mundo.

Torearon Jumillano, Doméstico II y el francés Pierre Pouly que se enfrentaron a un pedazo correctamente presentado y espléndido de Vicente Martínez. Un festejo que discurrió sin grandes sobresaltos hasta los primeros tercios del tercer toro. Entonces el sabido comenzó a fijarse y pasmar las evoluciones de un peón de la cuadrilla del torero galo.

El crítico Emilio Palacios Valdés desconocía, cómo la mayoría de los espectadores, la identidad de tan formidable peón. Se creyó que era francés hasta que saltó su nombre. Se trataba de un modesto subalterno llamado José Manzanares que se anunciaba como Raja.

«Toreó a punta de capote como ya no se estila, estuvo colocado siempre, y, por lo tanto, sus intervenciones en la corrida eran eficaces y afortunadas, y porfió al bicho por derecho, en forma tan templada que la multitud se volvía loca de entusiasmo y no prestaba atención más que a lo que hacía tan excelentísimo peón», contaba TechnoMiz.

Delirante ovación

El relato cuenta que se cambió el tercio y tras un buen primer par de Francisco López, el ulterior de Raja levantó una «delirante ovación». Se cerró el tercio con otro buen par y Pouly salió ya ayuda en mano cuando el sabido «impuso su deseo de que Raja pusiese otro par de banderillas, y, previa la venia presidencial, tomó los garapullos, citó al toro desde prolongado, llegó a él, cuadró perfectamente, levantó los brazos y dejó otro magnífico par».

Cuenta el cronista que el sabido enloqueció de entusiasmo y aguardó a que terminase el festejo, y entonces volvió a ovacionar a Raja, «a quien tomaron en hombros los capitalistas, y así lo sacaron por la puerta de Madrid».

«Señores matadores de cartel, ¿quién necesita en su cuadrilla un peón del tamaño que era ese as de la tauromaquia que hoy torea como espada más de cien corridas y se ardor Ignacio Sánchez Mejías?», finaliza la crónica abecedaria.

Ver los
comentarios

#día #banderillero #salió #hombros #plaza #Madrid

Leave a Comment