entretenimiento

El «cuento» de Viggo Mortensen, el tipo raro de Hollywood que encontró el éxito sin perderse en el camino

El «relación» de Viggo Mortensen, el tipo raro de Hollywood que encontró el éxito sin perderse en el camino
#relación #Viggo #Mortensen #tipo #raro #Hollywood #encontró #éxito #sin #perderse #camino

Fernando MuñozFernando Muñoz

Hay una fortuna de Hollywood en las calles de Madrid, aunque no es un actor al uso: Viggo Mortensen decidió coger un camino diferente al que todos esperaban, y en emplazamiento del glamuroso calor de Hollywood eligió la tranquilidad de España. Cambió los papeles en los que cualquiera podía haberlo imaginado tras «El señor de los anillos» y pasó de ser un nuevo héroe de obra a un símbolo del cine opcional adentro y fuera de Los Ángeles. Y no le fue mal. Desde entonces, ha rodado a las órdenes de grandes nombres como David Cronenberg, ha trabajado en medio mundo y ha estado nominado al Oscar por tres películas tan alejadas de los estándares «hollywoodienses» como «Green Book», «Captain Fantastic» o «Promesas del este».

«Con tres abriles, mi principio me llevó al cine por primera vez y desde entonces me ha interesado contar historias», presume el cineasta, que este fin de semana estrena su primera película como director, «Falling», un drama natural sobre la brecha que provoca el alzheimer en las familias. Por otra parte de presentarse en la dirección, ha sacado tiempo para protagonizarla, escribirla, producirla y hasta ha compuesto su música. Porque Viggo Mortensen es lo más parecido a un hombre del renacimiento de entre todos sus compañeros de ruedo roja… Suponiendo que a él le interesara alguna vez ese mundo de «flashes» y sonrisas impostadas.

Porque, dice, su vida ha estado ligada al cine desde hace 38 abriles. Pero cuando Viggo Mortensen deje de cine no deje de portadas de revistas o de autógrafos. Deje de «cuentos», porque así es como se refiere a las películas. Cuentos para hacer soñar a la familia como él soñó aquella primera vez que su principio lo sentó en una butaca frente a la gran pantalla. «Nunca he perdido la curiosidad, siempre me ha interesado y me sigue interesando el rompecabezas de padecer un guion a la pantalla», apunta el asimismo director, que asegura deber gastado «guiones buenos con elencos buenos que son películas mediocres y guiones ausencia especiales convertidos en muy buenas películas por el esfuerzo colectivo».

Por si azar, para su primera película ha seleccionado una historia que, tristemente, le suena natural. Un anciano padre de clan (Contienda Henriksen) que sufre demencia y que su hosco carácter y su desliz de amabilidad trae por la calle de la amargura a su hijo (el propio Viggo Mortensen). «He vivido muy de cerca esto de la demencia con mi padre, con mi padrastro, con otras personas cercanas…», recuerda el actor, que terminó de escribir la película a los pocos días de vencer su principio. Por eso, y porque en el guion hay muchos retazos de la memoria de su infancia, dedica «Falling» a sus hermanas.

Una huida que no lo fue

Deje Viggo Mortensen con acento argentino pero a ritmo de película del Este: moroso, despacio, masticando las palabras como si cada uno de los pensamientos que fuera a opinar los telegrafiara antiguamente. Y pensando cada palabra o no, la efectividad es que no se ha mordido la franja quia. Dice lo que piensa, pese a que eso pueda significar que alguno de sus fans no estén de acuerdo con él. Porque una cosa es la persona y otra, la obra. «En todo el mundo hay polarización, asimismo en España. Es cierto que momentos como este y coinciden que hay políticos irresponsables que alimentan la polarización porque les conviene», asegura. «En muchos países, como España o Estados Unidos, hay un esfuerzo consciente de ciertos líderes de atizar esa tensión porque les conviene. Políticos que tienen una doble función: ser pirómanos y bomberos», apunta el cineasta, que no se moja en los nombres aparte en el de Donald Trump. «El mal ejemplo de ciertos políticos ha sacado del armario a estos bichos orgullosamente intolerantes, pero ¿qué haces con ellos? Yo prefiero intentar dar ejemplo y no combatir el verbo del odio con más odio. Es difícil hacerlo, porque algunas veces quieres mandarlos a la mierda», sentencia.

Un tipo diferente

En efectividad, allá de la política es donde mejores mensajes manda el actor y director. Un tipo tan distinto, tan diferente a todo lo que hay por Hollywood, que cuando estaba buscando a sus actores para su primera película perdió muchas horas en ir hablando por teléfono con los descartados para darles ánimos y las gracias. «Es poco que no se hace, pero creo que es importante», defiende el director, que sabe que para un actor desconocido que examen trabajo, cobrar el cariño de un actor consolidado como Mortensen es lo más parecido a un premio.

Porque él, antiguamente de su primer trabajo en pantalla, vio cómo le quitaron de la película sin avisarle. Fue en «La rosa púrpura del Cairo», de Woody Allen, y en «Chicas en pie de disputa», de Jonathan Demme. «Trabajé en ellas aunque no salga en los créditos. Le decía a mi principio que fuera a verlas y luego me llamaba diciendo que allí no estaba, que qué hacía en Nueva York si no trabajaba», recuerda Mortensen sobre sus primeros abriles en una industria en la que acabó triunfando. «Soy cabezota, sé que voy a obtener a algún banda, aunque no sepa a cuál. A mi guisa o no, sé que llegaré y hay que estar dinámico para el salida de suerte», presume un hombre al que la suerte definitiva le llegó con el papel de Aragorn a las órdenes de Peter Jackson.

«Yo avanzo a colchoneta de apañarse proyectos que me interesan. Así fue con “El señor de los anillos”. Ahora, yo no controlo que eso haya llegado a ser un éxito tremendo», recuerda el actor, que no tiene conciencia de deber huido de esa auge inmensa que le regaló «la tierra media». «Entiendo que se pueda ver así, pero no he sido consciente de huir de ausencia. El trabajo de preparar una película, rodarla y promocionarla es un tiempo liberal, así que prefiero hacer cosas que por lo menos sean interesantes», sentencia. Ahora con «Falling» estrena una película que lleva adentro de él toda la vida. Un «relación» triste pero, al tiempo, un homenaje a su clan.

Fotograma de Falling, debut en la dirección de Viggo Mortensen, que se estrena este fin de semana en España
Fotograma de Falling, comienzo en la dirección de Viggo Mortensen, que se estrena este fin de semana en España

Ver los
comentarios

#relación #Viggo #Mortensen #tipo #raro #Hollywood #encontró #éxito #sin #perderse #camino

Leave a Comment