entretenimiento

«El cine ha perdido el discurso y la atención a la clase media»

«El cine ha perdido el discurso y la atención a la clase media»
#cine #perdido #discurso #atención #clase #media

Fernando MuñozFernando Muñoz

Diez primaveras luego de su zaguero paso por salas y vigésimo de su inicio con «El mentira», Achero Mañas regresa a la gran pantalla presumiendo de retomar el tipo de cine que se perdió con la nueva normalidad que impusieron las televisiones. Alejado del foco durante un tiempo en el que la financiación nunca le llegó para encaramar alguno de los seis guiones que vigilante en el cajón, vuelve ahora a la entusiasmo con poco parecido a una confesiones natural. En « Un mundo corriente» dirige a su hija, Vestido Amyach, y a su «alter ego» Ernesto Alterio para bosquejar cómo sería cumplir la última voluntad de su propia superiora, la actriz de teatro Paloma Lorena: arrojar su cuerpo -no las cenizas, el cuerpo- al mar.

Fuego la atención que el título apele a la normalidad del mundo ahora que nos dicen que vivimos en eso de la «nueva normalidad»…

El título es precisamente porque no estamos en un mundo corriente y yo no quiero que lo sea. Lo corriente es la rareza. O sea, que todos somos singulares y si poco somos en esencia, que es de lo que deje la película, no es lo que tenemos en global con los demás sino lo que nos diferencia. Muchas veces, por la «dictadura de la mayoría» que diría Stuart Mill, vamos renunciando y aceptando las imposiciones de una mayoría que nos va adecuando a un comportamiento en el cual muchas veces no nos sentimos cómodos. Lo hacemos por miedo, por el qué dirán o por lo que sea…

Llevaba diez primaveras sin rodar, vigésimo desde que recogió el Goya por «El mentira»… ¿Dónde se perdió aquel cine de autor pegado a la sociedad con un discurso en presencia de lo que pasa en la calle?

Pues se perdió en la ley. Ahí está. El problema del cine de autor está en la ley, que dice, y lo contempla, que se debe proteger la heterogeneidad cultural, y lo que vemos es una ley que hace lo contrario. Los parámetros no son de calidad, sino pura y exclusivamente comerciales, donde las televisiones privadas deciden y fiscalizan el contenido y encima accediendo a la ayuda pública. Es el mundo al revés. Si las teles privadas quieren obtener a la ayuda pública deberían deberse y ser fiscalizadas por lo notorio para que cumplan con el término de la ley, que es la heterogeneidad cultural.

Si no cambia la ley, que no parece, ¿se ve otros diez primaveras sin rodar?

Espero que no ocurra. Pero mi única salvaguarda ahora mismo es TVE, que es el único sitio donde me pueden comprar los derechos de irradiación. Y ahí podré tener alguna posibilidad.

¿Cuántos guiones tiene en el cajón?

Seis.

¿Desde cuándo?

Depende. Con alguno llevo siete primaveras. Tardo en escribir una historia un año.

Y entre tantos y en tanto tiempo, ¿por qué es este el que sale?

Tiene de distinto que se origina de una desgracia, de una pérdida. Y eso me dio mucha fuerza para levantarla, porque necesitaba hacer una catarsis natural porque estábamos viviendo las luces y sombras de la crimen. Las luces de la vida, porque mi hijo acababa de venir al mundo, y de la crimen, porque un ser querido murió trágicamente. A partir de eso decido no hacer solo un drama, porque la vida son luces y sombras.

Y viene la puntualización de su superiora, de querer que lancen su cuerpo al mar.

Sí, desde esa puntualización empiezo a construir una historia donde puedo platicar de las singularidades de mi comunidad y de otras cosas, porque mis películas siempre tienen poco de metáfora.

Fotograma de Un mundo normall
Fotograma de Un mundo normall

Le escribe una suerte de monólogo contra las series a su «alter ego» Ernesto Alterio, perece que no le gustan…

Hay series que se están haciendo maravillosas; es más, pienso que el cine ha perdido el discurso y la atención a la clase media, ya no existe, o existe en muy poca medida. Las series lo ponen encima de la mesa. El único problema es que algunas series generalistas se ve a kilómetros que solo quieren hacer 200 temporadas. Pero yo, hacer una serie, vamos, deseándolo siempre que se den las condiciones. Los directores de cine autorales, la presión que podíamos tener del productor siempre es pequeño que la de un autor en una serie frente a una gran plataforma.

Ver los
comentarios

#cine #perdido #discurso #atención #clase #media

Leave a Comment