Finanzas

El cerco legal se estrecha sobre el modelo laboral de la economía colaborativa

El cerco permitido se estrecha sobre el maniquí profesional de la heredad colaborativa
#cerco #permitido #estrecha #sobre #maniquí #profesional #heredad #colaborativa

María José Pérez-BarcoMaría José Pérez-Barco

El Tribunal Supremo (TS) acaba de comenzar a escribir los primeros renglones de un nuevo capítulo en el grande manual de nuestro maniquí profesional al confesar en una fresco sentencia que un «rider» de Glovo es trabajador asalariado y declararle, luego, simulado autónomo. De esta forma, el parecer del Detención Tribunal ha puesto en aviso a muchos modelos de negocio de la e conomía digital y colaborativa, destapando la punta del iceberg de un engendro confuso y creciente en España: la irrupcion de las nuevas tecnologías y la digitalización están haciendo proliferar plataformas digitales en otros sectores de actividad que ponen en contacto al heredero con personas que prestan servicios de todo tipo (desde saneamiento y cuidado a mayores, hasta programadores, traductores, arquitectos, expertos en ciberseguridad…).

Es lo que se conoce como «gig economy», donde las relaciones laborales muchas veces no responden a lo estrictamente establecido. Están precarizando el empleo, para unos, o dando nuevas oportunidades, para otros. En todo caso hay voces que se plantean ya la escazes de dar forma permitido a nuevas figuras laborales que encajen estas realidades y garanticen unos derechos dignos y básicos para todos los trabajadores. Poco que podría recogerse en el nuevo Estatuto de los Trabajadores del siglo XXI, anunciado por la ministra de Trabajo Yolanda Díaz.

El debate es profundo. Lo primero es preguntarse ¿qué es un simulado autónomo? Se manejo de un trabajador con un pacto mercantil con la empresa para la que presta sus servicios (a veces por imposición de la compañía, y muy pocas por acuerdo); que se da de adhesión como trabajador por cuenta propia (en lo que se denomina RETA, Régimen Particular de Trabajadores Autónomos); que paga él mismo sus cotizaciones a la Seguridad Social y sus gastos (en ocasiones la empresa le proporciona los equipos necesarios para el incremento de su trabajo), pero que luego mantiene una relación profesional ya que es la empresa quien establece sus horarios, días festivos de refrigerio, le da las órdenes, le define sus funciones, incluso le imparte cursos de formación… «Es un pacto mercantil de servicio que enmascara una relación profesional cuando la empresa fija una serie de requisitos: desde las receso del trabajador autónomo, su uniforme, una retribución fija, le da los clientes…», explica Víctor Canalda, abogado y profesor de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC). Pero ese trabajador autónomo no tiene los derechos laborales de un asalariado: prestación por incapacidad temporal o por enfermedad profesional, siquiera indemnización por desnivel de trabajo ni por despido, no tiene derecho a prestación por desempleo y genera beocio pensión de compensación.

La opinión mayoritaria es que se debería regular el trabajo en todas las plataformas digitales

La sentencia del TS, al determinar simulado autónomo a un «rider», solo ha puesto orden en la cara más visible (y precarizada) de las nuevas realidades que está generando la heredad colaborativa. Y eso tendrá sus mercadería, primero en las propias plataformas digitales del sector «delivery» —que se enfrentan desde hace primaveras a batallas judiciales por los mismos motivos—, ya que el parecer del Detención Tribunal sienta legislación y será secreto para miles de «riders» que trabajan para grandes compañías como Deliveroo, Uber Eats, Stuart e incluso la gran Amazon. Según estimaciones de su patronal, Adigital (Asociación Española de la Hacienda Digital),  14.337 personas trabajan para ellas.

Y UGT ha hecho las cuentas: con la figura del simulado autónomo, las plataformas están ahorrando en cotizaciones y sueldos unos 12.000 euros anuales por cada repartidor, con lo que la Seguridad Social pierde unos 76 millones de euros al año. Los «rider», por su parte, pierden un 25% de las remuneraciones salariales respecto a un pacto profesional estandar.

La nudo es si estas empresas «laborizarán» a sus trabajadores o esperarán el nuevo entorno regulatorio que para combatir a los falsos autónomos prepara el Gobierno, pero que parece más adecuadamente estar enfocado específicamente solo para repartidores del «delivery». Poco que no se entiende muy adecuadamente.

La opinión mayoritaria es que esa regulación se quedará muy corta, porque «el pelea es regular el trabajo de plataforma digital en genérico. No puede sobrevenir discriminación entre el sector “delivery” y otros, desde los que ponen cables ADSL o los que trabajan de comerciales para una gran superficie», se queja Celia Ferrero, vicepresidenta de la Tratado Doméstico de Trabajadores Autónomos-ATA. Como todavía lo hace el director genérico de Adigital, José Luis Zimmermann, «aunque las plataformas han cambiado su forma de efectuar sustancialmente en los cuatro últimos primaveras, los “riders” son solo la punta del iceberg y no se puede dejar todo lo demás». «Tendrán que hacer una regulación para todas las plataformas digitales», defiende Rubén Ranz, coordinador del plataforma Tu Respuesta Sindical Ya, de UGT. «Por ejemplo —continua—, en España hay más de 300 aplicaciones diferentes de fintechs con trabajadores que no sabemos si tienen una relación de autónomos o se les aplican el convenio de energía bancaria».

La figura del simulado autónomo se da en comunicación, «delivery», profesiones liberales e industria cárnica

Falsos autónomos han existido siempre tanto en empresas tradicionales como ahora en digitales. Lo recuerda Víctor Canalda: «Esto todavía ocurrió con los mensajeros en los noventa. Lo que ha hecho el sector “delivery” es poner un envoltorio digital a un problema que venía de entonces». Pero en los últimos primaveras «el simulado autónomo se ha multiplicado», reconoce Ferrero. Y parece claro que las plataformas digitales son un buen caldo de cultivo donde tener trabajadores asalariados encubiertos bajo la figura del autónomo. «Una cosa son las plataformas que tienen un directorio donde un profesional se da de adhesión y le rebusca un cliente. Y otra cosa son las plataformas que se ofrecen como empresa y dicen: ¡cliente contrátame a mí y te doy un abogado! Ese abogado es su mano de obra. La plataforma elige qué caso da a cada abogado, sus horarios, descansos…», cuenta Canalda. Pero como reconoce Celia Ferrero: «No es lo mismo un “rider”, que un abogado o un ingeniero trabajando en siete países para una plataforma de talento cobrando miles y miles de euros. Por eso, muchas veces quieren ser autónomos. Lo que se debe hacer es darles derechos a todos, independientemente de la figura profesional en la que estén».

En búsquedad

Todo ese marco era evidente cuando en el verano de 2018 el Gobierno puso en marcha el Plan Director por un Trabajo Digno 2018-2020 en un esfuerzo por perseguir a los falsos autónomos, entre otros fraudes. Así la Inspección de Trabajo regularizó 36.241 falsos autónomos entre agosto de 2018 (en este año 18.851, diez veces más que el año previo) y diciembre de 2019 (19.867). Y en concreto, el año pasado, en una campaña dirigida a las plataformas y al comercio electrónico afloraron 9.005 trabajadores en esta situación. ATA estima que el número de falsos atónomos estaría entre 90.000 y 100.000. «En la construcción ya son minoría», dice el documentación de ATA. Ahora están en el sector de la comunicación, en el reparto de comida a domicilio, la industria cárnica y profesionales liberales.

Hay dentistas, médicos, transportistas… «Hay falsos autónomos en todas partes. Otra figura similar son los trabajadores que están en falsas cooperativas de trabajo social en la industria cárnica. Una empresa despide a toda una ristra de producción y les promete que les contratará si forman una cooperativa: ellos son cooperativistas que perciben unos beneficios pero no un salario por trabajar en la empresa donde estaban», cuenta Andreu Cruañas, presidente de Asempleo, la patronal de las empresas de trabajo temporal.

Un documentación de la Fundación Cotec («El mercado profesional digital a debate: plataformas, trabajadores, derechos y WorkerTech») deje de que bajo el concepto «WorkerTech» aparecen nuevas formas de trabajo que crecen como consecuencia del proceso de digitalización del mercado profesional: microtrabajadores, trabajadores bajo demanda, de cuello azur, «freelancers» y de cuello blanco. Estos últimos, por ejemplo, con una adhesión especialización para la realización de proyectos concretos. Al analizar este tipo de empresas concluye que han «aumentado las formas de trabajo no convencionales». Es más, dice: «Los términos tradicionales del trabajo ignoran a millones de personas que combinan diferentes fuentes de ingresos y conforman sus vida a través de una amplia variedad de relaciones laborales no convencionales: freelancers, teletrabajo, trabajo mediante plataformas de heredad bajo demanda…».

Según ATA, existen entre 90.000 y 100.000 falsos autónomos en España

Para terminar recomendado: el objetivo «es combinar la flexibilidad y la familiaridad del trabajo independiente o por cuenta propia con las protecciones y beneficios tradicionalmente asociadas al trabajo asalariado o por cuenta ajena». Desde luego, poco que rechazan de pleno los sindicatos. «No existen nuevas formas de relaciones laborales sino nuevas formas de ordenamiento del trabajo», defiende Rubén Ranz, de UGT. «Estas empresas —continua— son un maniquí financiero muy peligroso, que pretenden situar un nuevo sistema profesional donde el coste y el aventura recaigan en el trabajador pero la ordenamiento del trabajo sigue perteneciendo a la empresa. Y la etapa flexible ya existe en nuestro ordenamiento».

Nuevo entorno

Sin confiscación, la advertencia del documentación de la Fundación Cotec está calando: «Ha llegado la hora de proyectar que ni la figura de un trabajador asalariado ni de un autónomo encajan internamente de estas plataformas. Hay que adecuar el entorno normativo», defiende Zimmermann. Y para ello Cruañas especifica que baste con «regular unos derechos mínímos, que sean portables, y que permitan trabajar a lo holgado de la vida profesional en momentos diferentes sea por cuenta ajena o propia». Todavía Borja Adsuara, abogado y hábil en Derecho, Organización y Comunicación Digital, apunta el camino: «En este nuevo canon —dice—, las relaciones laborales combinan la flexibilidad y la seguridad. Pocas personas quieren ya atarse de por vida a una empresa y menos empresas quieren casarse con un trabajador, que tiene unos elevados costes. Pero hay que asegurar unos derechos laborales mínimos a todo el mundo con independencia de cómo se gane la vida».

Un marco más de cambio, en el que uno se plantea si estamos asistiendo ya al principio de la cese de las figuras del trabajador asalariado y del autónomo tal y como lo conocemos.

La figura híbrida del «trade»

En el rompecabezas de la nueva ingenuidad no hay que olvidar la estancia del «trade», un híbrido entre un asalariado y un autónomo, que algunos creen que podría dar soluciones a muchas situaciones que se están dando en la economomía colaborativa (y en otras). Se manejo de un trabajador autónomo dependiente, es aseverar trabaja por cuenta propia, paga sus cotizaciones a la Seguridad Social, tiene un pacto mercantil con la empresa y percibe el 75% de sus ingresos de un solo pagador. Tiene derecho a 18 días naturales de receso, a establecer su refrigerio semanal y su etapa máxima y a una indemnización en el caso de que el cliente rompa el pacto de forma injustificada. «Pero queda fuera de garantías en caso de desnivel de trabajo, de protección de riesgos laborales…», comenta Víctor Canalda. Hay 10.000 «trades» inscritos en la Seguridad Social. Sin confiscación, según el INE, el año pasado había 143.500 autónomos que trabajaban para una sola empresa. Las cuentas no cuadran. «La figura del “trade” y simulado autónomo es muy borrosa», afirma Canalda.

Ver los
comentarios

#cerco #permitido #estrecha #sobre #maniquí #profesional #heredad #colaborativa

Leave a Comment