mundo

El caso de Sophie Pétronin convertida en María musulmana divide a Francia

El caso de Sophie Pétronin convertida en María musulmana divide a Francia
#caso #Sophie #Pétronin #convertida #María #musulmana #divide #Francia

Juan Pedro QuiñoneroJuan Pedro Quiñonero

El caso de Sophie Pétronin (75 abriles), la cooperante humanitaria liberada la perplejidad del jueves al viernes, en Malí, tras cuatro abriles de secuestro, víctima de una facción yihadista, divide profundamente a Francia por su conversión al islam y su estudio del yihadismo.

Para unos, puede tratarse de una «cómplice». Para otros, es una víctima. Para varios psiquiatras militares pudiera tratarse de una víctima del síndrome de Estocolmo, «una reacción psicológica en la que la víctima de un secuestro o retención en contra de su voluntad desarrolla una relación de complicidad y un musculoso vínculo afectivo1 con su captor».

Vestida y cubierta con un velo blanco islámico, Sophie Pétronin se presentó en presencia de las cámaras de radiodifusión y tv francesas, con esta explicación: «Soy musulmana. Voy a rezar e implorar la favor de Alá. Vosotros me llamáis Sophie. Pero tenéis en presencia de vosotros a María. Maryam».

Francia lleva sufriendo la inmensa tragedia de los secuestros terroristas, en Oriente Medio y África, desde hace varias décadas. Por vez primera, una francesa secuestrada regresaba a su nación de inicio confesando en conocido su conversión al islam.

Los medios comenzaron por reaccionar entre la consternación, la incredulidad y el silencio. Le Figaro comenzó a sepultar la confesión en una riada de informaciones de otra naturaleza. Le Point y Le Monde se apresuraron a anunciar el vídeo con la confesión, que cadenas de radiodifusión y tv utilizaron reiteradamente, sin insistir siempre en el detalle crucial: una francesa nacida en Burdeos, hace 75 abriles, ha decidido sustituir su nombre de pila, Sophie, por el Maryam, María, la única mujer citada en el Corán, como mamá de Jesús, lectura musulmana.

La timidez relativa de los medios públicos y privados contrastó muy pronto con el ruido de las redes sociales, donde Francia se dividió en dos bandos poco conciliables: para unos (centristas, conservadores y ultraconservadores), la manumisión de Sophie había terminado con poco poco menos que una «traición trágica». La exrehén había facilitado la manumisión un número impreciso de yihadistas. Para otros, la operación era relativamente común: retribuir rescates y liberar a yihadistas o presuntos yihadistas forma parte de ese comercio.

Un retiro espiritual

El caso se agravó, cuando Sophie / María hizo esta explicación a Radiodifusión Francia Internacional (RFI) y la Agencia France Press (AFP): «Transformé mi detención en retiro espiritual. Ustedes hablan de yihadistas. Pueden opinar lo que quieran. Yo veo a esos grupos como grupos de examen armada al régimen».

Era un rostro de comprensión en torno a el yihadismo sencillamente inaudito para los franceses que recuerdan a los soldados asesinados en Malí por esos «grupos de examen armada». Adscribir de ese modo al Camarilla de apoyo al Islam y los musulmanes (GAILM), que los servicios de seguridad francesas consideran adherido a Al Qaida, cayó como una munición fétida, apestosa. En las redes sociales comenzaron a proliferar comentarios tratando a Sophie / María de complice de las bandas yihadistas. Por su parte, varios medios próximos a la extrema izquierda del Nuevo Partido anticapitalista, su parte, denuncian «una nueva ola de islamofobia».

Siguiendo la tradición de los presidentes de Francia, desde hace varias décadas, Emmanuel Macron recibió a Sophie / María con honores nacionales. La polémica muy agria desatada por la conversión al islam de una francesa secuestrada durante cuatro abriles solo trae consigo nubes tóxicas de efecto imprevisible.

Ver los
comentarios

#caso #Sophie #Pétronin #convertida #María #musulmana #divide #Francia

Leave a Comment