Finanzas

«El caso Bankia ha destrozado mi vida profesional»

«El caso Bankia ha destrozado mi vida profesional»
#caso #Bankia #destrozado #vida #profesional

Daniel CaballeroDaniel Caballeroso

Si hay un directivo de la Bankia de la crisis cuyo nombre está rescatado de toda duda es el de Francisco Verdú, ex asesor delegado. El hombre que rechazó las tarjetas «black» de Blesa y Rato y que ahora todavía ha resultado absuelto en la gran causa de la crisis financiera. Un ejemplo de banquero que no sucumbió al boleto casquivana de las tarjetas opacas que le ofrecieron; sin confiscación, sí ha tenido que soportar la «pena de telediario» y la foto en el banquillo de la Audiencia Doméstico esta vez. Desde su nueva vida en el extranjero -ahora está en Ginebra (Suiza)- relata a TechnoMiz cómo encaja la sentencia, lo que ha supuesto para él y cómo ahora puede abrir a ser «rescatado». El siempre inocente Francisco Verdú.

«El caso Bankia ha destrozado mi vida profesional. Yo tenía una carrera, tenía un itinerario profesional. A posteriori de ocho abriles esto ha mermado mi vida profesional… y todavía a nivel crematístico. He tenido que buscarme la vida fuera de España», señala.

Él mismo dimitió de su cargo en 2012 cuando resultó imputado. Entonces, empezó su calvario. «Aunque estaba tranquilo y conocía mis circunstancias, tienes todo en la habitante y te quita espacio de decisión. Es una emancipación», comenta. No tiene reparos en referirse a este caso como «una pesadilla». La existencia es que su presentación al sotabanco era toda una oportunidad profesional tras varias décadas en el mundo financiero: Tira Vizcaya, Argentaria, Banca March… Se hacía con un cargo de mucha responsabilidad a nivel de negocio, como número 2 de Rato. Su estancia en el sotabanco se cuenta por meses ya que aterrizó en 2011, encajado antaño de la salida a Bolsa, y se marchó en torno a de un año posteriormente, ya con el caso en los tribunales. Su imputación fue el detonante de su salida, pese a que cuando llegó José Ignacio Goirigolzarri a la presidencia pudo perseverar su cargo.

Esta pesadilla, estos abriles de proceso procesal, le ha llevado a, según cuenta, rehusar «ofertas muy importantes en banca» ya que no podía entrar a la dirección de ninguna entidad con el carga de la imputación y posterior cargo. No en España sino en otras partes del mundo, al otro banda del charco, con puestos de ingreso dirección. Primero necesitaba que se aclarara su horizonte procesal, del que no tenía ninguna duda porque su bordado era la de ejecutar el negocio y no las cuentas. Ahora está tranquilo, casi podría decirse que de celebración, arropado por clan y amigos. Ni todo se hizo mal en Bankia esta término pasada, ni todos cometieron delitos en la entidad.

Futuro profesional

Una vez asimilada la sentencia y estudiado a fondo lo que viene por delante, Verdú explica que pensará para sus adentros para ver qué hace con su futuro profesional. Es un hombre de banca, y esa es su vida. «Cuando uno se quita la pesadilla de encima tiene que recuperar ilusiones y proyectos», detalla. Todavía no es tiempo de ver opciones laborales y su posible regreso a España -o no-; su proscenio ahora está mucho más despejado que estos ocho abriles entre imputación y cargo.

Le esperan semanas de laxitud con clan y amigos como él mismo dice; ya habrá tiempo de retornar a pensar en la carrera. Eso sí, no todos «sobreviven» a un periplo procesal de estas características; en su caso lo ha hecho, y refuerza que su nombre nunca ha estado manchado en Bankia. Ni tarjetas «black» ni falsedad contable. «Tienes esa espada de Damocles que te impide arrostrar una vida común», dice, resignado, pero todavía esperanzado por lo que viene.

Ver los
comentarios

#caso #Bankia #destrozado #vida #profesional

Leave a Comment