Finanzas

de los requisitos a inquilinos en París a la fuga de inversores en Berlín

de los requisitos a inquilinos en París a la fuga de inversores en Berlín
#los #requisitos #inquilinos #París #fuga #inversores #Berlín

Guillermo GinésGuillermo Ginés

España, 1964. El régimen franquista impulsa una reconstrucción en materia de vivienda que sondeo impulsar la construcción y las viviendas en propiedad. Para ello, el Estado aprueba prórrogas forzosas en los contratos del inquilinato… y limita los precios. Como consecuencia, España se llena de pisos vacíos, la rehabilitación desaparece y el inquilinato pierde peso en contraposición con la compraventa.

Más de 50 abriles a posteriori, España retoma la obstáculo de las rentas del inquilinato como un mecanismo para disminuir los precios tras la ascensión vivida en los últimos abriles. Una medida que, en principio, quedará aprobada en la ley estatal de vivienda que el Gobierno de Pedro Sánchez quiere aprobar en febrero. Mientras, inmobiliarias, economistas y hasta el Asiento de España advierten de que siempre que se han aceptado este tipo de límites se ha conseguido el impacto contrario al deseado.

Inquilinato Seguro ha ido un paso más allá, y en un documentación publicado este jueves ha hecho un repaso histórico por las ciudades que aprobaron en las últimas décadas límites a los alquileres. Por otra parte de la España del siglo pasado, la inmobiliaria incluye en su observación los casos de Gran Bretaña, Berlín, París, Viena y el más nuevo de todos: Cataluña.

Tal y como explica el CEO de Inquilinato Seguro, Antonio Carroza, en estas ciudades «los mercados se han tensionado aún más, la proposición de inmuebles en inquilinato ha mermado considerablemente mientras que la demanda sigue acrecentándose y muchos propietarios reclaman los pagos de la renta de guisa irregular».

Los precios se han disparado en la mayoría de ciudades con límites a los alquileres

Solo hubo un caso de éxito, según la inmobiliaria. Y no fue Gran Bretaña, pese a intervenir el mercado durante 65 abriles. Cuando en 1980 se abrió el mercado a posteriori de varias leyes la proposición de casas en inquilinato escasamente representaba el 8%, consecuencia de medidas como que las rentas fueran indefinidas y se pudieran heredar, según Inquilinato Seguro.

Más nuevo fue el caso de Berlín, que realizó un primer intento de acotar los alquileres en 2015 y otro más profundo en 2018. Según Inquilinato Seguro esta medida ha provocado que la proposición de viviendas en inquilinato se desplome un 25%, la inversión haya huido y, lo que es contradictorio, los precios hayan crecido un 36%.

El caso de Viena

Mientras, en París se aprobó hace tres abriles la ley Alur, que según la inmobiliaria produjo un endurecimiento de las condiciones para los inquilinos y que el 33% de los pisos superaban los límites permitidos. Por otra parte, cuando desapareció las rentas se dispararon un 25%, lo que obligó al presidente galo, Emmanuel Macron, a impulsar una nueva norma intervencionista.

Solo existe un caso de éxito para la inmobiliaria en el caso de las restricciones a los alquileres: Viena. Un triunfo que se explica por la envite realizada por las viviendas sociales, que tal y como reconoce el Gobierno escasamente representan el 2,5% en España. «Durante décadas, las entidades municipales han destinado partidas presupuestarias a la construcción de un parqué sabido de vivienda social en inquilinato, convirtiéndose en la anciano propietaria de inmuebles del mundo, pero asimismo, a la subvención de proyectos privados que cuentan con ayudas públicas al inquilinato, todo ello financiado por un impuesto a la vivienda fijado desde los abriles 1900», destaca Inquilinato Seguro.

Cataluña y la ocupación

Cataluña acaba de sumarse a este especie con una norma que limita desde septiembre los alquileres en Barcelona y otros 60 municipios de la región. «Una constitución polémica, al contar con la concurso de juristas, expertos y profesionales inmobiliarios, en la que no se tomó en consideración la situación del mercado, afectado por la crisis sanitaria, sino que ha impulsado la inseguridad y el desconcierto entre los propietarios, ya desalentados por la difícil situación epidémica, los impagos y la ocupación», destaca Inquilinato Seguro, que asimismo alerta de que los pagos en bruno y la fuga de inversores ya se está produciendo.

La ordenamiento considera que las ciudades españolas que sigan este mismo camino (el Ejecutor pretende dejar la osadía de estos controles en manos de los ayuntamientos) tendrán resultados similares. «La norma anunciada por el Gobierno gachupin no trae consigo ninguna novedad a lo que ya se ha empollón en otros países, es más, es una burda copia de lo que se ha hecho en Paris y Berlín, donde ha quedado más que demostrado que los mercados intervenidos se han tensionado aún más. Al igual que el caso de Cataluña, nos encontramos en presencia de medidas populistas e intereses partidistas que, como ocurre en el resto de los países analizados, rozan lo anticonstitucional», destaca la inmobiliaria.

Por otra parte, la medida dejará una herencia que España tardará décadas en digerir, al igual que ocurrió con el intervencionismo del franquismo. «Casi 50 abriles a posteriori, con una proposición de inscripción calidad, advertiremos como esta irá flaqueando al dejarse de trastornar en rehabilitaciones, accesibilidad o eficiencia energética, volveremos a los errores del pasado», concluye la ordenamiento.

Ver los
comentarios

#los #requisitos #inquilinos #París #fuga #inversores #Berlín

Leave a Comment