entretenimiento

cuatro documentales españoles en la cartelera

cuatro documentales españoles en la cartelera
#cuatro #documentales #españoles #cartelera

Fernando MuñozFernando Muñoz

A error de grandes estrenos, la verdad encuentra en la cartelera un hueco inesperado. Cuatro documentales españoles desembarcan este viernes en los cines con propuestas tan diferentes como llamativas: « Dehesa, el bosque del avispado ibero», un espectáculo visual sobre la riqueza natural de España; «Arzak since 1897», el homenaje a un hombre que cambió desde San Sebastián la cocina mundial; «Cartas mojadas», sobre la tragedia del Mediterráneo a lado del Open Arms, y «Sanmao: La novia del desierto», la aventura de una escritora china en España en los primaveras 70. Escenarios y vidas de película pero tan reales como interesantes.

«Dehesa, el bosque del avispado ibero»

Casi dos primaveras y medio han estado Joaquín Gutiérrez Acha y su equipo pateando las tierras de la dehesa española para filmar algunos momentos únicos de este ecosistema natural exclusivo de la Península Ibérica. En los noventa minutos de «Dehesa, el bosque del avispado ibero» hay secuencias que parecen sacadas de uno de esos «croma» con los que se hacen los existencias especiales en cine: momentos de una belleza solo concebibles por la naturaleza, como la inmersión de un martín pescador de un zarco irreal «cazado» a 1600 fotogramas por segundo. Un «ataque» que el ojo humano es incapaz de ver pero que a cámara lenta adquiere una plasticidad única. O la pelea entre un zorro y una bandada de cuervos por merendarse los restos de una oveja.

«Somos un país muy rico en ecosistemas», presume el cienasta. «Es una pasada España y tenemos que intentar conocer nuestros espacios naturales de una modo bonita como es ir al cine», apunta Gutiérrez Acha, que se ríe cuando se le recuerda el alma de «cartógrafo» que revela su filmografía, de «El pulsación del bosque» a «Guadalquivir» pasando por «Cantábrico». Y ahora está en Canarias, donde si todo va correctamente, en un par de primaveras habrá filmado aquellos rincones.

Con «Cantábrico» logró el hito de ser el documental de naturaleza más pasado en salas. En 2017, año de su estreno, estuvo entre las 25 películas españolas más vistas de la temporada. «Me emociona ver que hay masa que paga por ver naturaleza, la nuestra, en los cines», apunta Joaquín Gutiérrez Acha. «Estoy del ñu hasta el cofia, pongas cuando pongas la tele para ver un documental están los ñus, que está muy correctamente, pero hay que ver lo nuestro. En España tenemos fauna espectacular y no la conocemos», lamenta el cineasta, que cree que «desde los tiempos de Félix todo se ha quedado parado». Félix es, claro, Rodríguez de la Fuente. «Le debo haberme empujado hasta aquí», reconoce. «Él metió el ponzoña de la naturaleza a nuestra engendramiento, nos ayudó con sus programas, que los veía toda España».

Pero de tiempos de Félix casi nada queda nulo en la tele pública. Siquiera ha aprendido nulo el monstruo divulgado de la BBC, que exporta sus documentales por todo el planeta. «Deberían ocuparse de esto, nosotros lo hacemos casi como obra social: Enseñar tu país, tus especies, ponerlo todo en valencia y ayudar a conservarlo», pide, y considera que con el presupuesto de un capítulo de muchas series de TVE, él levanta un esquema documental de dos primaveras.

«Arzak since 1897»

En la inmensa y bulliciosa cocina de Arzak hay una mesa que es poco así como el corazón del restaurante que modernizó la tradición vasca. En esa tabla quiere vencer Juan Mari. Lo dice el propio cocinero en este documental que no es tanto un repaso a su vida y a su obra como un homenaje al caserío que fundó su antecesor en 1897 y que ha cobijado a cinco generaciones.

Una película en la que se entremezclan entrevistas con otros cocineros, se filman platos como si fueran bodegones y, claro, se ve la acto detrás de los fogones de este tres estrellas Michelín. Hay más combates en esa cocina que en muchas películas de acto. No decae el ritmo en los 70 minutos que dura el documental, donde se explica y donde se entienden los tripas que hay detrás de una comunidad –su hija Elena es la otra gran protagonista– que ha aprehendido la cumbre del éxito.

«Cartas mojadas»

Isabel Coixet produce este filme que ganó el premio del divulgado en el festival de Málaga. Un trabajo que recoge la bordado del Open Arms en el Mediterráneo pero con una visión que va más allá del solo documental. Una voz que parece emerger desde el fondo del mar lee las cartas escritas de madres a hijos mientras se ve a los voluntarios tratando de rescatar a 550 personas de un revés seguro. Encima, las cámaras entran en Libia, donde las personas que tratan de alcanzar a Europa son hacinados, torturados y, en ocasiones, vendidos como esclavos.

«Sanmao: La novia del desierto»

Además por Málaga pasó la fascinante historia de la escritora china Sanmao, una mujer radical que en los primaveras 70 viajó a España, donde se enamoró de su vecino, José María Quero, a la postre el simpatía de su vida. Juntos se fueron al Sáhara, donde ella escribió «Cuentos del Sáhara», que la convirtió en un engendro superventas en su país. La vida de Sanmao tiene poco de letrero y tragedia, de triunfo y huída, de simpatía y soledad. Ahora hubiera cumplido 77 primaveras, y tras 11 primaveras en Gran Canaria, donde encontró tranquilidad pero asimismo el infortunio y la malaventura, volvió a su ocupación de origen, donde falleció demasiado muchacha.

Ver los
comentarios

#cuatro #documentales #españoles #cartelera

Leave a Comment