entretenimiento

Crítica de «Mulán»: Iniciación al cine bélico

Crítica de «Mulán»: Iniciación al cine agresivo
#Crítica #Mulán #Iniciación #cine #agresivo

Federico Marín BellónFederico Marín Bellón

Los dibujos animados pierden su inocencia (y algún dragón) cuando se transforman en imágenes más o menos reales. Ocurría con «El compendio de la selva», que se tornaba oscura y adulta, aunque seguía siendo fiel al clásico, y el aberración se acentúa con esta «Mulán» cazadora, que protagoniza una película bélica de toda la vida, más cercana a la cartel china que a la película de dibujos de hace 22 abriles. Cosas del siglo XX y de unos guionistas que no quieren pecar de previsibles.

Dice la Wikipedia, y en este caso no queda mucho más remedio que creerla, que la historia de Mulán se remonta al siglo VI. Una fresco se disfraza de hombre para reemplazar a su padre y salvarlo de una guerrilla cruel contra los hunos. La chica, por otro costado, es un prodigio y se acaba convirtiendo en la cazadora más famosa de la historia china.

La directora Niki Caro, cuyo mejor título sigue siendo probablemente «Whale Rider» (2002), se hace cargo de la historía más feminista del catálogo de Disney y la actualiza con elegancia y medios, aunque quizá no con la emoción necesaria. En gran parte se alcahuetería de una cuestión de enfoque. Cuando la historia podría volverse más romántica y explotar los inevitables equívocos de vestuario, parecen activarse los filtros de ultracorrección de la compañía. Es más realizable ver a un soldado ensartado por una rejón que un beso.

En cualquier caso, Niki Caro encuentra una protagonista muy apropiada, Yifei Liu, si se obvia el hecho de que su disfraz de pequeño nunca llega a ser del todo convincente. En el interior de un reparto efectivo, destacan veteranos como Gongo Li y Jet Li.

Los paisajes son espectaculares y las escenas de argumento beben de un variedad con larga tradición, un poco a lo «Tigre y dragón», pero con menos revoloteo. Películas hasta cierto punto parecidas como «Hero», de Zhang Yimou, eran aún más espectaculares.

¿Merece la pena sufragar 22 euros?

La historia utiliza infinidad de resortes clásicos del variedad (del agresivo, no del de niño). En ocasiones puede resultar previsible para el notorio curtido, pero probablemente será efectivo frente a los más jóvenes, si aceptan el brinco. Para muchos supondrá un curso acelerado y quién sabe si una iniciación a joyas para las que ahora mismo están menos preparados que los chavales de otras generaciones, menos sobreprotegidos. Por suerte, el guion siquiera se excede en escenas de batallas y alcahuetería de desarrollar unos personajes admisiblemente armados, en todos los sentidos.

¿Merece la pena sufragar el precio de la película en esta polémica variación de estreno? No es la pregunta del millón, pero sí de los 22 euros. Si tenemos en cuenta que el número de espectadores es ilimitado y que la podemos retornar a poner una y otra vez, el negocio es mejor de lo que aparenta, aunque seguro que los exhibidores tienen otra opinión.

Ver los
comentarios

#Crítica #Mulán #Iniciación #cine #agresivo

Leave a Comment