entretenimiento

Crítica de «El año que dejamos de jugar»: El diario de Judith K

Crítica de «El año que dejamos de aventurar»: El diario de Judith K
#Crítica #año #dejamos #aventurar #diario #Judith

Esta película se basamento en un compendio de memorias de una mujer haba berlinesa que de pupila tuvo que ahuecar el ala con sus padres, y con lo puesto, con la venida de Hitler al poder. Uno está un poco cansado de los relatos que narran traumas y guerras a través de la inspección de un irreflexivo, desde «El espíritu de la colmena» todo ha sido cuesta debajo y se ha convertido en una excusa para obviar un contexto histórico: se limitan a dejarlo implícito a través de la candorosa inspección, «Eyes wide open», de un irreflexivo que no entiende gran cosa de lo que está pasando (prefiero la minuciosa y prolija serie «Babylon Berlin»).

Dicho esto, que solo revela prejuicios míos, este trabajo no es de los peores internamente de este subgénero del «Kinder trauma». En parte porque evita escapes de la sinceridad y se centra de modo sobrado concreta en los detalles cotidianos de una vida en el expatriación: los juguetes, amiguitos y yayas que hay que dejar antes, la dificultad de acoplamiento a entornos, idiomas y colegios nuevos, y el colosal descenso en el nivel de vida que te lleva a tomar, cuando hay comida, cosas como quesos malolientes si emigras a Suiza o Francia. Debemos señalar que falta de esto resulta especialmente célebre; menos la ubicua pupila protagonista, los personajes son poca cosa más que bocetos o emblemas (al ver ese padre tan soso uno no puede dejar de pensar en Henreid o Boyer, grandes emigrés del cine clásico); y, como digo, el mundo atroz que se estaba alumbrando casi nada se vislumbra en una conversación sobre el triste destino de uno que quedó antes.

Valoración de TechnoMizPlay

Antonio Weinrichter
#Crítica #año #dejamos #aventurar #diario #Judith

Leave a Comment