entretenimiento

«Creo que “Colgar las alas” va a gustar a unos y a otros (por sus enemigos)»

«Creo que “Colgar las alas” va a satisfacer a unos y a otros (por sus enemigos)»
#Creo #Colgar #las #alas #satisfacer #unos #otros #por #sus #enemigos

Federico Marín BellónFederico Marín Bellón

Dicen los indios que la gloria de un hombre se mide por la importancia de sus enemigos. Iker Casillas es aún más alto, porque fue capaz de convertir en amigos y admiradores a sus rivales. Piqué, Xavi y Puyol son algunos de los enemigos en el campo, y compañeros en la selección española, que glosan la inscripción de un guardameta obligado a retirarse un año a posteriori de sufrir un infarto durante un entrenamiento del Oporto.

Movistar+ ha presentado este miércoles el « esquema de deportes más arribista en la historia de la plataforma», la serie documental «Colgar las alas», sobre el mito que dejó de fugarse a posteriori de ganarlo todo. Se estrenará el viernes 27, de forma simultánea en #0 y en #Vamos.

Carlos Martínez dirigió el acto, en el que han estado presentes el propio Iker Casillas; Álex Martínez Roig, director de Contenidos de Movistar+; y Luis Fermoso, director de la serie documental, que empieza con la reconstrucción del día del infarto en Oporto. Martínez Roig recordó que Iker ya protagonizó en su día el primer «Crónica Robinson». Martínez claridad a Fermoso «pareja de hecho» de Casillas, con el que ha pasado un año y medio.

El director explica que la colaboración con Casillas empezó en julio de 2019 y que la obligación es eterna por dejarse desobstruir y seguir y «mostrar esas sinceridad que se cae a chorros en cada uno de los episodios». El trabajo, añade, «funciona a doble velocidad: recuerda una carrera legendaria y vive el presente, para retener si volverá o no a esparcirse al fútbol».

Era un proceso en tiempo verdadero, remarca Carlos Martínez. «Así es», admite Casillas. «A medida que yo avanzaba con mi recuperación, se metió de por medio arriesgarse si me presentaba a la Convenio Española de Fútbol, la pandemia, etcétera, etcétera. La palabra era angustia. Posteriormente de la pandemia solo faltaba que cayera un meteorito en el planeta. No me creía mínimo».

¿Por qué ver el documental? Argumenta el propio Casillas: «Yo quería que la clan viese lo que puede pasarte si te acontece, como dicen en Portugal, un infarto. Mucha clan se viene debajo, no tiene energía para retornar a recuperarse. Y es necesario transmitir que sí se puede hacer. Te pueden producirse infinidad de cosas».

Más de cinco horas de documental

Al principio, el espectador casi se encuentra documental médico, sin dramatismo, que empieza con el día que a Casillas se le quiebran las alas o, mejor dicho, se queda sin atmósfera, imprescindible para fugarse. Uno de los doctores explica que era el primer infarto que veía de un atleta de inscripción competición. Era «una sensación muy mala, muy angustiosa», describe Iker.

Son más de cinco horas de documental, lo mejor de un centenar de horas de impresión, asegura Fermoso, que presume de contar además con escenas de la infancia que el propio Iker desconocía o tenía olvidadas. «Tener tantas imágenes de cuando yo empecé a despuntar es para mí un reservas», asegura Casillas, contento de su colaboración con la plataforma de Telefónica.

En la serie hablan miembros del club, Sara Carbonero, el masajista del Oporto, sus amigos de Navalacruz… Hasta que le colocan el «stent» y el deportista siente por fin la «primera aliento limpia». Vuelve el atmósfera, pero las alas siguen heridas. Buena parte de los dos primeros capítulos está dedicada a la recuperación, más larga de lo que el protagonista esperaba.

Siquiera él había sido consciente de lo que le había ocurrido. El médico del club se ríe de él cuando le dice a la revés: «Doctor, podía acontecer tenido un infarto». Lo primero es la aplauso. Posteriormente empezaba a preguntarse el pintoresco «por qué a mí», pero al menos Casillas es consciente de la suerte que tuvo: «por cómo me pasó y dónde me pasó». «Si me pasa en mi casa viendo la tele, intentas sostener y posiblemente me hubiese quedado ahí, en el sitio».

Lo que sigue es el repaso a la carrera del mito: el Mundial, las Eurocopas y las Ligas de Campeones de un tipo que volvió a germinar con los títulos heredados, con poco que triunfar ya, aunque todavía poco que demostrar, mientras pasaba las noches «con angustia». «Hasta un estornudo lo pasas como un drama», describe el meta. «Nones he vuelto a acostarse boca debajo desde entonces».

Luis Serratosa, experto al que turista en Madrid el futbolista, asegura que lo de Oporto fue «la mejor parada» de su carrera. «Iker, has tenido suerte para todo. Yo querría uno de esos», le dice. Pese a todo, son días de «impotencia» y se nota la cara de angustia a posteriori de aupar unas mancuerna de casi nada 30 kilos, en los primeros días de recuperación. «No es miedo, pero no tienes el control que tenías antaño».

Entre los testimonios deportivos la colección es exhaustiva. John Benjamin Toshack recuerda el día que lo conoció: «¡Me parece tan pequeño!». Luego se sorprende por la calidad de sus paradas. El estreno en San Mamés (donde los aficionados locales se burlan de él en el calentamiento), los primeros goles encajados… Pero la madera de campeón está clara, el guardameta «tiene habitante añejo encima de hombros jóvenes», define Toshack con su castellano desprovisto de intermediarios. El monitor de porteros de la cantera del Madrid, Manuel Amieiro, añade que Casillas «parecía un diestro bajito».

Vicente del Bosque, siempre humano, recuerda los esfuerzos de la grupo por ir tres días desde Móstoles. Xavi que fue casi un sexo a primera tino. Rafa Nadal recuerda que es uno de los grandes, al igual que Ramos, Valdano, Iniesta, Zidane, Zubizarreta, Puyol… Igualmente Mourinho deje, a su forma: «Fue una persona importante en mi carrera».

Turno de preguntas

¿Se producira la reconciliación con su club? «No se puede esconder que a posteriori de estar casi 25 abriles en el Verdadero Madrid, algún día puedo retornar otra vez. Es una ilusión que puede tener. Puedo ser útil a un club que conozco muy perfectamente y que he conocido en las cuatro torres y en Valdebebas. Me haría ilusión poder retornar y transmitir los títulos que me enseñaron de pequeño. Nunca cerraré esa puerta».

¿La opinión de sus enemigos cambiará al ver el documental? «No me gustaría destacarse mínimo ni dar ningún titular, pero creo que le va a satisfacer a unos y a otros. Creo que es una forma muy buena de poder transmitir la sinceridad. Cuando tienes un cardenal tan duro, tu habitante cambia y tus ideas no tienen mínimo que ver con las anteeriores. Y eso nos humaniza un poco más, Le va a satisfacer a casi todo el mundo».

¿Disfruta ahora del fútbol? «Sinceramente, todavía no he empezado a disfrutar del fútbol. Se te hace difícil poder cambiar el chip. Retentiva que yo jugué dos veces a puerta cerrada. Como ludópata y sufridor ahora mismo todavía no te haces a la idea».

¿Tenía miedo a posteriori del infarto? «La diferencia es que a posteriori de una contusión sabes que vas a retornar. Cuando tienes este problema y preguntas ¿podré retornar a esparcirse al fútbol?, la cara que pone la doctora te dice que no hay mínimo de complicidad o confianza y es cuando empiezas tú a cambiar lo que piensas. Te tienes que convencer a tí mismo. Esto no va a ser una contusión de un mes. Tienes que ser realista y ves en el horizonte una posible retirada. No te puedes engañar».

¿Cómo vive la pandemia? «Como todo el mundo, sufro cuando no puedo ver a mi abuela. Ahora que estoy en Madrid, no puedo ir a verla y disfrutar de ella. O no puedes juntarte con tus amigos en una cena. A todos nos afecta. Es un momento muy difícil a nivel humano. Espero que esto no nos haga menos sociales. Que den pronto con una vacuna. Y que pueda ir a ver a mi abuela todos los días que me dé la deseo».

¿Cómo es ahora su relación con los compañeros del Barça? «La situación claramente es diferente. Antiguamente nos enfrentábamos o nos juntábamos en un Mundial. Sigues teniendo relación con todos. Siempre hay un momento para un mensaje».

¿Hay alguna cosa que habría hecho de otra forma? «No. A lo mejor antaño sí quería cambiar alguna cosa, pero ahora mismo mínimo, cero. Si miro detrás tengo que estar orgulloso y muy atinado de todo lo que he conseguido».

¿Qué momento le ha hecho distinto ilusión al recordarlo? «Me ha hecho distinto ilusión el primer episodio (sobre el infarto). Lo sigo recordando como si fuese ayer. Retornar a revivirlo y darlo a conocer de forma tan brillante me gusta para que la clan sepa lo que puede suceder. Igualmente ver a la clan que deje en la serie, porque eso hace que yo esté agradecido de todos los que han perdido ese tiempo. Aunque, seguro que si le preguntas a mi superiora te dice alguna cosa mala».

¿Buscó consejo de algún compañero en la retirada? «Sí. Tengo la fortuna de tener amistad con muchos y muy importantes jugadores que han sido además leyendas. Esos consejos o apuntes que retienes en tu mente hacen que te sea un poco más sencillo. Cuando me pasó esto hace un año y medio, Pepe, que fue compañero allí y en el Madrid, me decía que a los 36 abriles pensaba que era innecesario seguir. Mira Pepe, mientras estés perfectamente, eres un privilegiado, le dije. Hace dos semanas, renovó hasta 2023».

¿Cuándo decidió colgar los guantes? «El momento que me di cuenta fue seis o siete meses a posteriori. Era un peligro pequeño, pero lo tenía. Empiezas a pensar en una posible revés, que sería grandísimo, poco a nivel mundial, Tuve la suerte de ver el examen de todo el mundo. Pero empecé a pensar que esto tenía que aparecer a su fin. Es cuando decido presentarme a las elecciones de la FEF y soy consciente de que dando ese paso el subsiguiente es dejar el fútbol».

¿Cómo se gestiona apartarse de la monotonía del futbolista? «Fue una etapa muy bonita. Creo que hemos hecho felices a millones de personas. Es difícil olvidarte un poco del fútbol. Para un ludópata que ha estado tanto tiempo es difícil dejar a un banda todo lo que rodea a este increíble deporte».

En el documental se ve que viajas en medida. «Sí, y en “las blasas” y en el Cercanías. Con 18 abriles no tenía carné de conducir. Estaba en el primer equipo y cuando no podía llevarme mi padre, como cualquier otra persona yo cogía el transporte notorio. Retentiva algún partido en el Bernabéu que me ponía una cachucha e intentaba taparme con el tabardo. Iba con los aficionados y no me veían».

¿Cuáles son sus grandes momentos para la historia? «Sin ninguna duda, el día que debuté, porque empieza la historia. En segundo área, cuando consigo la Champions en el año 2000. Y luego, la consecución del Mundial de 2010 porque era poco impensable para todos. Es verdad que antaño teníamos el éxito de la Eurocopa, pero el Mundial te catapulta a otro nivel superior».

Ver los
comentarios

#Creo #Colgar #las #alas #satisfacer #unos #otros #por #sus #enemigos

Leave a Comment