Tecnología

Crean un robot caminante más pequeño que el ancho de un cabello

Crean un androide caminante más pequeño que el encantado de un pelo
#Crean #androide #caminante #más #pequeño #encantado #pelo

Judith de JorgeJudith de Jorge

El célebre físico Richard Feynman, premio Nobel y uno de los padres de la bala nuclear, pronunció en 1959 una famosa conferencia titulada «Hay mucho espacio en la parte inferior». En ella, animaba a disminuir la tecnología a tamaños increíblemente diminutos. Desde entonces, los ejemplos de nanomáquinas son numerosos, pero esta desarrollada por la Universidad de Cornell (EE.UU.), donde el propio Feynman fue profesor, es efectivamente llamativa. Se tráfico de un microrobot más pequeño que el encantado de un pelo humano, capaz de caminar a cuatro patas. El objetivo de sus creadores es fabricarlos en masa para organizar un «ejército» que, por ejemplo, pueda correr algún día a través del tejido y la muerte humanos.

Estos robots microscópicos andantes, dados a conocer en agosto en la revista «Nature», incorporan componentes semiconductores, lo que les permite ser controlados con sencillas señales electrónicas. Del tamaño de un paramecio, un microorganismo habitual de las aguas estancadas, tienen un grueso de aproximadamente 5 micrones (un micrón es una millonésima parte de un metropolitano), 40 micrones de encantado y un rango de 40 a 70 micrones de distancia. Cada bot consta de un circuito simple hecho de silicio fotovoltaico, que esencialmente funciona como el torso y el cerebro, y cuatro actuadores electroquímicos que funcionan como patas que se mueven concienzudamente.

Según explicaron los investigadores en un comunicado, el control del androide se realiza mediante el destello de pulsos de láser en diferentes sistemas fotovoltaicos, cada uno de los cuales carga un selección de patas separado. Al relevarse el láser de un banda a otro entre los fotovoltaicos delantero y posterior, se produce el portento y el androide camina. Opera con bajo voltaje (200 milivoltios) y disminución potencia (10 nanovatios). Por otra parte, los robots son fuertes y robustos para su tamaño y se pueden manufacturar en paralelo: aproximadamente de un millón de bots caben en una sello de silicio de 10 centímetros.

Escarbado cerebral

Ahora, los investigadores quieren mejorar a sus «criaturas», todavía poco lentas. Pretenden hacerlas más rápidas e inteligentes. Para ello, están explorando formas de llenarlas con componentes electrónicos más complicados y computación a borde, mejoras que algún día podrían resultar en enjambres de robots microscópicos que «se arrastran y reestructuran materiales, suturan vasos sanguíneos o se envían en masa para sondear grandes franjas del cerebro humano».

«Controlar un pequeño androide es quizás lo más cercano a encogerse. Creo que máquinas como estas nos llevarán a todo tipo de mundos asombrosos que son demasiado pequeños para ser vistos», señala Marc Miskin, ahora profesor en la Universidad de Pensilvania y autor principal del estudio. No solo eso. El trabajo está apoyado por la Oficina de Investigación del Ejército, así que quizás, como ocurre tantas veces, sus futuras aplicaciones sean aprovechadas primero en el campo marcial.

Ver los
comentarios

#Crean #androide #caminante #más #pequeño #encantado #pelo

Leave a Comment