Finanzas

¿Conviene solicitar una reunificación de deudas si no puedo pagar un préstamo?

¿Conviene solicitar una reunificación de deudas si no puedo abonar un préstamo?
#Conviene #solicitar #una #reunificación #deudas #puedo #abonar #préstamo

Teresa Sánchez VicenteTeresa Sánchez Vicente

Los impagos de préstamos y créditos al consumo se encuentra contenida, pero la crisis del coronavirus conllevará probablemente un aumento de la morosidad de las familias por la pésima situación económica. El propio Tira de España (Bde) advirtió a finales de septiembre que la morosidad comenzaba a repuntar e insistió en que se disparará tras finalizar el pasado 29 de septiembre el plazo para solicitar la aplicación de las medidas de moratoria del plazo de los préstamos, tanto de los hipotecarios como de los no hipotecarios. Estas medidas fueron aprobadas por el gobierno a mediados de marzo para atenuar los posesiones de la pandemia del coronavirus. En el Portal del Cliente Bancario del Bde incluso avisan de que ha expirado el plazo para solicitar la prórroga voluntaria han ofrecido muchas entidades en el situación de ciertos acuerdos sectoriales.

En este contexto, muchos particulares, que siguen sin ingresos, se tendrán que desavenir a problemas para responsabilizarse el mantillo de los préstamos y los requerimientos consiguientes de las entidades acreedoras. Frente a este problema, algunos consumidores suelen apelar a la reunificación de deudas, una habilidad que consiste en renegociar los préstamos e hipoteca pendientes para contestar frente a un solo digno con el plazo de una única cuota. La cuantía mensual resultante será último que la suma de todas las cuotas anteriores, pero aumentará el plazo de amortización y el coste final por el incremento de los intereses.

La mayoría de reunificaciones de deudas se realizan mediante la constitución de una nueva hipoteca, aunque incluso son numerosas las ejecutadas a través de la contratación de un préstamo personal. Desde la Asociación de Usuarios Financieros Asufin admiten que esta operación puede hacer descabalgar la cuota mensual hasta en un 77%, pero se disparan los intereses y el consumidor acaba pagando hasta siete veces más en esta partida. Por ejemplo, de una deuda original previa de 136.929 euros -intereses incluidos- se pasaría a una final de entre 161.554 euros y 252.701 euros – intereses incluidos-, aunque en un plazo anciano de amortización.

No obstante, en el ejemplo presentado por Asufin el nivel de endeudamiento calculado mes a mes sí disminuiría al descabalgar del 69% al 15,69% «A cambio, el plazo de devolución de la deuda general se eleva de siete primaveras y medios, en el caso de la hipoteca, hasta 30-40 primaveras al constituir una nueva, lo que dispara el coste final», señalan . Por ello, desde Asufin concluyen que la reunificación de deuda puede producir al cliente un sobrecoste final del 746%, hasta ocho veces más del precio original. hecho sabido este lunes.

El autor de «Si no llegas a fin de mes es porque no quieres», José Rodríguez Cuadrado, coincide con Asufin en que estas operaciones acarrean un sobrecoste como resultado final para el favorecido. «Nunca debemos hacer una reunificación de deudas, es un truco de los bancos para aumentar la deuda y hacernos abonar intereses por alquilarnos el peculio», indica Rodríguez Cuadrado. El secreto para liberarnos de las deudas, según Rodríguez Cuadrado, se plinto en el leyenda de divide y vencerás. «La secreto estar en ir uno a uno y establecer los préstamos por categoría y ver en cuál de ellos queda menos cantidad por abonar sin fijarnos en el tipo de interés. Hay que intentar abonar menos en todos, excepto en el primero. Para ello, se debe clamar al lado e intentar negociar, así como traicionar cosas o trabajar para intentar reembolsar el primer crédito en el último tiempo posible».

Con esta técnica, defiende el autor de «Si no llegas a fin de mes es porque no quieres», conseguiremos abonar y deshacernos del préstamo más voluminoso que tenemos en cartera y nos demostraremos a nosotros mismos «que podemos abonar la deuda y liberarnos«. «La fuerza que hemos dedicado al primero la pasaremos al segundo préstamo y así, de forma sucesiva. A partir de ahí, nuestra motivación para devolver todo el peculio va a ser increíble», sostiene.

No siempre aumenta el plazo

Sin requisa, desde Agencia Negociadora destacan que esta operación puede suponer una tabla de salvación a amplio plazo para las familias en el caso de estar ahogadas por las deudas oportuno a un esfuerzo financiero que supone una dedicación un 50% superior a los ingresos. Desde esta firma de intermediación financiera de préstamos con entidades concretan que no siempre se aumenta el plazo ni se pagan más intereses con la reunificación de deudas porque hay que tener en cuenta las deudas que se cancelan y son perpetuas -como las «revolving»- y porque junto a la posibilidad de ir realizando amortizaciones anticipadas con el fin de someter el plazo total. «No necesariamente es preciso ampliar el plazo de la hipoteca previa para conseguir reducción de cuota. En muchas ocasiones la nueva hipoteca se hace por el mismo plazo que resta de la hipoteca antedicho. Encima, si las créditos que se cancelan son tarjetas de crédito ‘revolving’, por su propia naturaleza, no hay amortización de intereses por lo que el plazo es infinito», señala el el CEO de Agencia Negociadora, Luis Javaloyes.

Asimismo, Javaloyes defiende que el peculio que se va a ahorrando cada vez pasará a formar parte de un colchón financiero que «permitirá afrontar imprevistos sin tener que apelar a otra nueva financiación». «Permite a las familias someter mucho su esfuerzo financiero mensual y lo que es más importante, ordenar y tomar el control de su heredad sabido. Para entender los beneficios que supone para los clientes pespunte con imaginar una peso en la que en un costado hay una ristra de financiaciones cuya suma supone un plazo mensual muy detención y, en el otro, un único recibo de la nueva hipoteca que supone un peculio de hasta un 80% cada mes», añade.

Desde Agencia Negociadora incluso niegan que se multiplique el sobrecoste en todas las refinanciaciones. «El interés de la nueva hipoteca es diez veces más bajo que el de las financiaciones que se cancelan, luego no aumenta el plazo de intereses. Son muchas las ocasiones en las que, al contrario, supone un peculio de intereses a amplio plazo. Sobre todo en aquellas operaciones donde los créditos que se cancelan son tarjetas ‘revolving’ con tasas de interés del 20-25%. Se reduce el interés y el plazo y luego, disminuye el plazo de intereses», argumenta Javaloyes.

Javoloyes incluso niega otro «mantra» asociado a las reunificaciones, el que relaciona las reunificaciones con operaciones con clientes de aventura. «Al contrario, son una oportunidad para enterarse clientes solventes que tiene la competencia en sus balances y que demuestran un impecable cumplimiento de sus obligaciones financieras».

Ver los
comentarios

#Conviene #solicitar #una #reunificación #deudas #puedo #abonar #préstamo

Leave a Comment