mundo

Carmen de Carlos: Demasiado tarde

Carmen de Carlos: Demasiado tarde
#Carmen #Carlos #Demasiado #tarde

Carmen de Carlos

Cuando el Normal Perón, enfrentado con la Curia, decía, palabra más palabra menos, «no me quemen las iglesias», los suyos entendían el mensaje y salían a prender fuego a los templos. En Pimiento, la ira de los grupos violentos mapuches se traduce periódicamente en antorchas en altares y hasta en salones evangélicos. En peculiar, en la Araucanía, tierra que consideran de su propiedad. Hace un año, cuando el delirio de los antisistema (con apoyo del exógeno) arrasó las calles de Santiago, todavía ardieron iglesias. Esta semana, en el aniversario de aquellas movilizaciones, a las que terminaron sumándose miles de chilenos descontentos con su presente y su pasado, el fuego se reavivó. La histórica parroquia de la Aceptación volvió a ser pasto de las llamas de los encapuchados, con la de San Francisco de Borja. Las imágenes del interior ardiendo y la voz de una mujer que celebra «la única iglesia que ilumina…» provocan una extraña sensación de miedo y desconcierto.

En vísperas de que se celebre el referéndum para redactar otra Constitución que no recuerde a Pinochet -y designar el modo de hacerlo-, convendría refrescar la memoria de esos pirómanos tan democráticos. La Iglesia chilena, durante los 17 abriles de dictadura, desempeñó un papel ejemplar y, en peculiar, la Vicariato de la Solidaridad de Santiago con Monseñor Raúl Henríquez.

En estos tiempos revueltos parecería que es casquivana y de escasas consecuencias cometer actos vandálicos contra los templos cristianos. Es como si todo quedara en relato. En su turista a Pimiento, en 2018, el Papa se dejó adjuntar, durante toda su turista, de Juan Barros, el exobispo de Osorno procesado de encubrir al sacerdote pedófilo Fernando Karadima. La admisión al Pontífice fue más fuego de altares e imágenes. Francisco, más tarde, ordenó una investigación a Barros, y en junio aceptó su renuncia, pero ya sería demasiado tarde para recuperar la fe de muchos chilenos.

En Francia, a un profesor le cortó el cuello un imberbe musulmán por poner a Mahoma de ejemplo al conversar de exención de expresión. Millones de franceses se echaron a las calles pero… todavía fue demasiado tarde.

Carmen de CarlosCarmen de CarlosCorresponsalCarmen de Carlos

Ver los
comentarios

#Carmen #Carlos #Demasiado #tarde

Leave a Comment