entretenimiento

Boicot a Mulán por cómplice del régimen chino

Boicoteo a Mulán por cómplice del régimen chino
#Boicoteo #Mulán #por #cómplice #del #régimen #chino

Pablo M. DíezPablo M. Díez

A Mulán, heroína china de la última película de Disney, le ha saliente un enemigo más fiero que los bárbaros mongoles a los que combate: el presión internacional por su complicidad con el imperioso régimen de Pekín. La batalla empezó el año pasado, cuando su actriz, Liu Yifei, apoyó la represión policial contra las violentas protestas de Hong Kong reclamando democracia, y se ha retomado tras su estreno el viernes a posteriori de varios retrasos por el coronavirus.

Comercializada en la plataforma Disney +, y no en cines por la pandemia, ya puede estar por 22 euros esta interpretación en carne y hueso del clásico de dibujos animados producido por la misma compañía en 1998. Tras la polémica del año pasado, que seguía coleando por la perseverancia de los activistas demócratas de Hong Kong, ha vuelto a restallar un clamor por el presión a «Mulán» por poco que solo los cinéfilos se quedan a ver hasta el final: los títulos de crédito.

En ellos, Disney agradece la ayuda a las autoridades de los lugares en China donde se rodó la película, como la remota región musulmana de Xinjiang. Su mención a los departamentos de Publicidad y Seguridad Pública del Partido Comunista ha escandalizado a los activistas y defensores de los Derechos Humanos por la represión en dicha zona contra los uigures musulmanes.

«Exterminación demográfico»

Se calcula que hasta un millón de ellos han sido confinados en campos de reeducación sin ocurrir cometido delito alguno, solo por el hecho de profesar el islam. Aunque Pekín negó al principio la existencia de dichos campos, asegura que son campos de reeducación para erradicar el terrorismo islamista, ya que Xinjiang ha sufrido en los últimos primaveras revueltas y atentados con machetazos que se han cobrado cientos de vidas. Al adoctrinamiento en dichos campos, donde antiguos internos han denunciado sufrir torturas y abusos, se suman el «Gran Hermano» digital que ha montado el régimen chino y hasta esterilizaciones forzosas de las mujeres uigures en lo que ha sido definido como un auténtico «exterminio demográfico».

Con la protocolo en inglés #BoycottMulan, la campaña se ha convertido en un nuevo lamento de aniquilamiento no solo para los manifestantes de Hong Kong y sus aliados en Taiwán contra el régimen chino, sino además en Tailandia, agitada durante las últimas semanas por protestas reclamando una verdadera democracia. «Cuando veas ˝Mulán˝ no solo haces la apariencia gorda con la brutalidad policial y la injusticia étnico, correcto a lo que defienden los actores principales, sino que eres potencialmente cómplice con las encarcelaciones en masa de uigures musulmanes», denuncia en Twitter Joshua Wong, el rostro de la lucha por la democracia en Hong Kong.

Pero, el pasado fin de semana, las descargas de Disney + subieron un 68% y el pago se disparó un 193% con respecto al antedicho correcto, evidentemente, al estreno de «Mulán», heroína en el cine y villana en la vida positivo.

Ver los
comentarios

#Boicoteo #Mulán #por #cómplice #del #régimen #chino

Leave a Comment