mundo

Biden tendría difícil volver a la política de Obama hacia Latinoamérica

Biden tendría difícil retornar a la política de Obama en dirección a Latinoamérica
#Biden #tendría #difícil #retornar #política #Obama #en dirección a #Latinoamérica

Emili J. Blasco

Las inciertas elecciones en Estados Unidos obligan a mirar a entreambos candidatos a la Casa Blanca para poder anticipar lo que será la política estadounidense en dirección a Latinoamérica durante los próximos cuatro abriles. Lo natural de un segundo mandato de Donald Trump sería la prolongación de las acciones ya llevadas a parte en el primero, pero de Joe Biden no se debería esperar una repetición de lo ejecutado por la Despacho Obama, por más que, como vicepresidente, Biden se encargara de algunas gestiones directamente relacionadas con la región.

La alcoba esencial en la edificación de Obama para el Hemisferio Occidental fue Cuba. El mencionado presidente estadounidense acabó supeditando toda la relación con sus vecinos hemisféricos al deseo de venir a un acuerdo con La Habana. Para no aturdir en exceso a Raúl Castro, Obama no fue duro con Venezuela (solo aprobó las primeras sanciones contra el chavismo cuando el acuerdo ya se había cerrado, en dirección a el final de su segundo mandato); siquiera plantó cara a la creciente relación de China con el continente y la maduro influencia de Rusia en él, porque eso podía hacer descarrilar el entendimiento con la isla caribeña. Eso fue fruto del idealismo de pensar que, cediendo frente a el castrismo, el proceso de comprensión al que este tímidamente se abría generaría una imparable, aunque probablemente lenta, dinámica de cambio.

Biden es menos idealista y más pragmático que Obama. Su anhelo no es «doblar el meta de la historia», como confesaba este, sino simplemente mejorar algunas situaciones allí donde se pueda. Con al punto que pocos abriles en Washington cuando llegó a la presidencia, Obama actuó de modo muy autónomo, sin casi inquirir acuerdos bipartidistas (los republicanos siquiera lo pusieron comprensible); Biden, en cambio, es un producto del establishment, con varias décadas en el Capitolio, donde ha gestado consensos y complicidades con actores políticos de entreambos partidos.

Las sanciones

Biden podría desmontar las nuevas sanciones impuestas por Trump a Cuba, pero posiblemente ya no es posible retornar a la ingenuidad de la casilla cero que dejó Obama: ni La Habana ha cubo muestras de enfilar una futura comprensión (su nueva Constitución insiste en la vía comunista), ni Washington puede ahora perder tiempo intentando mostrar buena voluntad en dirección a Cuba sin confrontar los regímenes autoritarios de Venezuela y Nicaragua y la penetración de Rusia y China. Esto extremo es cada vez más abiertamente denunciado por el Pentágono, cuyo Comando Sur, tal vez alentado por la política de Trump pero en cualquier caso preocupado, podría en su caso hacer ver a Biden la falta de contener la actividad de rusos y chinos en el Gran Caribe.

En un momento de pérdida de influencia en el mundo, es un imperativo geopolítico para Estados Unidos –luego, al ganancia de quién es presidente del país– no descuidar su influencia en el resto del Hemisferio Occidental. Más aún, lo que viene es una recuperación de la Doctrina Monroe: un resignarse de EE.UU. sobre las áreas más próximas de Latinoamérica (el Cono Sur queda poco allá), por cuestiones de cercanía de cadenas de producción y para evitar la presencia de potencias rivales.

Longevo empatía

Por otra parte, aunque Biden no ha hecho especiales promesas a los votantes hispanos con relación a su posible política en dirección a Latinoamérica, en Florida debe batirse por un voto de origen cubano y venezolano que se siente atraído por Trump. Obama no tuvo que cautivar específicamente a ese electorado para obtener en Florida en 2008 y 2012, pero ese fundamental estado fue para Trump en 2016 y para recuperarlo Biden debe expresar firmeza en dirección a los regímenes represores de la región, y si llega a la presidencia no podrá contradecir completamente esa posición.

En cuanto a Latinoamérica, las políticas de una Despacho Biden quedarían eventualmente a centro de camino entre las de Obama y Trump. En algunos aspectos ciertamente más próximas a la de este: maduro presencia de la memorándum hemisférica en la gobierno presidencial y firmeza frente a las nuevas dictaduras (los regímenes de Venezuela y Nicaragua son más sanguinarios ahora que cuando los conoció Obama). Pero con poco más de amabilidad y empatía, que muchas veces es lo único que pide Latinoamérica.

Ver los
comentarios

#Biden #tendría #difícil #retornar #política #Obama #en dirección a #Latinoamérica

Leave a Comment