mundo

Biden amplía la brecha en las encuestas, pero queda partido en los estados decisivos

Biden amplía la brecha en las encuestas, pero queda partido en los estados decisivos
#Biden #amplía #brecha #las #encuestas #pero #queda #partido #los #estados #decisivos

Javier AnsorenaJavier Ansorena

Quedan tres semanas para las elecciones del 3 de noviembre en EE.UU., y la distancia que Joe Biden, el candidato demócrata, mantiene frente a Donald Trump desde el verano se ha ampliado. Las encuestas nacionales que han aparecido en los últimos días recogen el impacto en los votantes del debate desafinado entre candidatos del 29 de septiembre, el positivo por Covid-19 de Trump y el espectáculo de su recuperación.

La de TechnoMiz News/Washington Post da una superioridad a Biden de 12 puntos (55%-43%), mientras que las de CNN (57%-41%) y Fox News (53%-43%) todavía muestran una brecha de dobles dígitos.

La campaña de Trump, sin incautación, todavía se puede aprehender a que no todo está decidido en los estados secreto, aquellos donde los resultados están más empatados y que inclinarán alrededor de un banda u otro el resultado. En distinto, en Florida, Arizona y Pensilvania, donde Biden sigue por hacia lo alto en las encuestas, pero con márgenes más ajustados. Según los acumulados de encuestas de RealClearPolitics, la diferencia de Biden en Florida -el estado secreto con más peso de electores, que son quienes definen la dilema del presidente- es de 3,7 puntos. Mientras tanto, en Arizona es de 2,7 puntos y en Pensilvania, de 7,1 puntos.

Hace cuatro abriles, la situación en las encuestas de Trump frente a Hillary Clinton era similar en estos tres estados (3,6 puntos en Florida, 6,7 puntos en Pensilvania y 0,7 puntos a confianza de Trump en Arizona). En la recta final, el flagrante presidente consiguió remontar en esos estados.

Todavía lo hizo en dos estados decisivos del Medio Oeste, Michigan, donde a estas cielo iba perdiendo hace cuatro abriles por más de merienda puntos, y Wisconsin, donde la diferencia era de 7 puntos. En estos dos territorios, ganó por la mínima, por menos de 11.000 votos en Michigan y menos de 8.000 votos en Wisconsin.

Ahora, tiene que conducirse la misma remontada, pero en condiciones más adversas y sin casi nada beneficio de error. Las últimas encuestas en Michigan y Wisconsin, publicadas este lunes por ‘The New York Times’ y Sierra College colocan la superioridad de Biden en Michigan en 8 puntos y en Wisconsin, en 10 puntos.

Son márgenes amplios para Biden, que complican las proyecciones para la reelección de Trump. En primer punto, porque en este año hay menos indecisos que en 2016, cuando se inclinaron por Trump y le dieron la presidencia por la mínima. En 2016, según Pew Research, el 8% de los seguidores de cada candidato aseguraba que podría cambiar de opinión. Ahora es el 5%, todavía según Pew, o el 3%, según la pesquisa de Quinniac University.

Adicionalmente, entre aquellos que votaron a un tercer partido en 2016 -la candidata ‘verde’ Jill Stein o el ácrata Gary Johnson-, el 49% dice que ahora apoya a Biden, frente al 26% que se inclina por Trump.

Las encuestas todavía muestran que el apoyo de Trump entre su principal saco de votantes -el electorado blanco y los independientes- se deteriora en los estados más decisivos del Medio Oeste: Pensilvania, Michigan, Wisconsin, Minnesota, Ohio y Iowa. En un penetración de «The New York Times», los encuestados aseguraron que en 2016 se inclinaron por Trump frente a Clinton con una diferencia de 2,6 puntos (la misma diferencia que posteriormente se reflejó en los resultados reales de la dilema, en la que la candidata demócrata solo ganó en Minnesota). Ahora, sin incautación, esos mismos encuestados dan a Biden una superioridad de seis puntos en la región, incluso imponiéndose por la mínima en estados como Ohio o Iowa, que parecían seguros para Trump.

El resultado es que Trump necesita dar un alteración en esta región, en distinto en Michigan y Wisconsin, donde lo tiene más difícil, encima de suministrar el pulso en estados como Iowa y Ohio, y otros que se empiezan a cuestionar en otras regiones, como Georgia y Texas. Si acaba perdiendo Michigan y Wisconsin, no podría permitirse ningún otro descalabro. Quizá por eso su campaña ha desviado bienes de esos estados a Florida, Arizona y Pensilvania. Si encima pierde cualquiera de esos estados, su camino a la reelección se estrecha hasta casi desaparecer.

Ver los
comentarios

#Biden #amplía #brecha #las #encuestas #pero #queda #partido #los #estados #decisivos

Leave a Comment