Finanzas

BBVA ya tiene el visto bueno de Competencia ante una futura fusión con el Sabadell

BBVA ya tiene el gastado bueno de Competencia delante una futura fusión con el Sabadell
#BBVA #tiene #gastado #bueno #Competencia #delante #una #futura #fusión #con #Sabadell

Daniel CaballeroDaniel Fiel

La fusión de Caixabank y Bankia abrió la privación de las fusiones. O más proporcionadamente de las absorciones. BBVA y Bandada Sabadell anunciaron estar en idéntico proceso el pasado lunes. La peso está proporcionado descompensada entre uno y otro desde el momento en que el primero apunta a «comerse» al segundo. Lo oficial es que están en negociaciones, que no hay ausencia decidido, pero lo cierto es que ya hay más pacto en la trastienda de lo que trasciende a la Comisión Doméstico del Mercado de Títulos (CNMV); incluso, en materia de competencia. Así lo aseguran fuentes financieras cercanas a la operación.

Las conversaciones llevan en marcha desde principios de verano; llamadas al más suspensión nivel y igualmente a escalas más bajas para departir de números, estructuras y ventajas. En una unión de este calibre, que alumbrará un porción con 963.107 millones de euros en activos, de los cuales casi 600.000 estarán en España, ningún detalle es insignificante. Normalmente en las fusiones la ecuación de canje y la composición del consejo son dos de los puntos de maduro fricción entre las partes; aquí BBVA lleva las de ingresar, por su tamaño y estado financiero, con renta suficiente para absorber la transacción tras traicionar su filial en Estados Unidos por 9.700 millones.

El Reino Unido, un rémora

El Sabadell, en cambio, parte de una posición más débil sobre la que negociar, porque, aunque es un porción solvente y que rebosa solvencia, sus condicionantes internos le dejan en una posición de maduro menester. Estos son su exposición a pymes, peligrosa para cuando la morosidad aflore, y el rémora de TSB, su negocio en el Reino Unido que no da rentabilidad alguna, aunque para el año que viene esperan ya alcanzar el «break even», es opinar, el punto de compensación para ello. Todo a cojín de aminorar costes en aquella región, igual que preparan para España, con un ajuste de empleo sobre 1.800 trabajadores.

Aunque la máxima en banca pasa por transmitir que los puntos esencia de una fusión se dejan siempre para el final, lo cierto es que «esto está cerrado», según fuentes financieras. El anuncio de las negociaciones oficiales vía hechos relevantes sucedió el mismo día que BBVA anunciaba su cesión al otro flanco del Atlántico, tanto por las filtraciones a la prensa como por la oportunidad. Las acciones de uno y otro se dispararon esa mañana, generando un entorno de exaltación propicio para contarlo al mercado. Estaba relativamente calculado, porque los términos principales de la operación ya están pactados en sus grandes rasgos, a desidia de detalles. Incluso, están asegurados los posibles problemas de competencia.

Dudas sobre competencia

Fuentes cercanas a la unión aseguran que BBVA ya se ha asegurado el gastado bueno de la Comisión Doméstico de los Mercados y la Competencia (CNMC) delante un futuro acuerdo. Desde la entidad han tenido contactos informales con integrantes del entorno de la institución supervisora que dirige Cani Fernández. En el sector existían ciertas reticencias a que la competencia pueda encontrarse proporcionado corta con esta operación, encajado luego de la de Caixabank y Bankia. Pero el «OK» estará servido para cuando los dos bancos reciban las «due diligence» en próximas semanas, un requisito indispensable para aceptar a extremidad la empapamiento.

Todo encaja, por otra parte, con los plazos que manejan en ambas entidades. Confían en poder llevarlo a sus respectivos consejos de establecimiento ayer de final de año, lo que indica que el panorama está en realidad despejado para que haya fumata blanca. «No se meten en una operación como esta sin cerciorarse ayer de que no tendrán problemas con Competencia», explican las fuentes consultadas, porque sería pegarse un tiro en el pie en los mercados.

«Matrimonios» bancarios

Asimismo, en la CNMC se tiene claro que con la situación contemporáneo del sector y tal como está la heredad no pueden poner trabas a los «matrimonios» bancarios. Eso, incluso, sabiendo que entre las tres mayores entidades se superará el 70% de cuota de mercado en negocios de depósitos y crédito, como indica un nuevo investigación de Afi. Concretamente, se alcanzará el 70,6%. Estos niveles empiezan a tener tintes de preocupación, pero continúan estando en títulos no elevados, al contrario de lo que ocurre en países como Holanda, Bélgica o los nórdicos. Tomando como remisión las cinco grandes bancos a futuro (Caixabank, BBVA, Santander, Unicaja y Bankinter), su cuota será del 80,9%.

El BCE es otro de los protagonistas de la fusión, al poseer recomendado desde altas instancias insistentemente la menester de consolidación en todos los mercados europeos. Allí, el vicepresidente, Luis de Guindos, siempre se ha mostrado inclinado a seguir en la camino de fusiones bancarias en España, con el fin de mejorar el sistema financiero frente a la crisis. Fuentes financieras aseguran que la idea que existe en el supervisor comunitario es de que a lo sumo haya dos bancos de los considerados sistémicos en nuestro país. El Santander es el único actualmente que tiene tal denominación tras la salida de BBVA del ranking hace abriles, y todo señala cerca de que la entidad dirigida por Carlos Torres, cuando sume al Sabadell, pueda entrar de nuevo en esa partida. Tiempo al tiempo, los plazos son los plazos, y los asesores aún trabajan. 2021 será el año de la concentración, aunque las fuentes consultadas apuntan a que sí podría darse algún problema a futuro si la consolidación continúa entre los grandes bancos españoles.

Fusiones trasnacionales

Más allá de los mercados domésticos, coinciden en Europa –tanto desde el BCE, como desde la Autoridad Bancaria Europea, como desde Bruselas–, en la búsqueda de la primera operación trasnacional. Sin retención, todos estos posicionamientos a escalera comunitaria entran en contradicción con la defensa de la competencia que realiza la Comisión Europea. Esta última inició en la era Juncker la «cruzada» a ayuda de la competencia, capitaneada por Margrethe Vestager, la entonces comisaria del ramo. El azote de las tecnológicas, al imponer las mayores multas de la historia de Bruselas. Hoy, ella es vicepresidenta de la Comisión Europea, con competencias mucho más elevadas, y a la que se le ha obligado su valía los cuatro abriles precedentes.

Ver los
comentarios

#BBVA #tiene #gastado #bueno #Competencia #delante #una #futura #fusión #con #Sabadell

Leave a Comment