entretenimiento

Anabel Pantoja confiesa que toma somníferos como «quien se echa una crema en la cara»

Anabel Pantoja confiesa que toma somníferos como «quien se echa una crema en la cara»
#Anabel #Pantoja #confiesa #toma #somníferos #como #quien #echa #una #crema #cara

Novo

«He descubierto que es un problema. Digo que lo voy a controlar y no». Así empezó, sentada en una cama con Jorge Javier Vázquez (JJ), la entrevista de Anabel Pantoja en «Sábado Deluxe». «Soy dependiente», admitió. Dependiente de los somníferos.

La primera pastilla para echarse la tomó mucho tiempo antes. «Tenía 20, 21 abriles. Tengo 34», recordó. «Todo empieza cuando me independizo, yo antaño dormía con mi hermana, cada una en su cama», reveló. Desarrolló miedo a echarse sola. Pánico a echarse con la luz apagada, por lo que lo tiene que hacer con ella encendida.

Primero se las dejaba algún amigo o conocido. Posteriormente fue al médico de larguero, pero en ese momento ya estaba tomando dosis altas. Y así lleva abriles. Adicta.

Ha normalizado el «pastilleo» noctívago: «Cuando me lavo los dientes, me tomo la pastilla para echarse». Otra frase en esa andana: «Lo hago como quien se echa una crema en la cara».

JJ: ¿Ahora cuántas pastillas te tomas?

Anabel Pantoja: Tres somníferos, y antaño de cenar, dos pastillas para la ansiedad.

Cinco veces más de lo recomendable, subrayó el presentador.

Posteriormente matizó que la dosis más ingreso que ha llegado a tomar ha sido precisamente tres somníferos.

Kiko Matamoros, que parece tener un conocimiento enciclopédico de las adicciones, recordó durante la entrevista coral con Anabel Pantoja que Carmina Ordóñez, en paz descanse, se tomaba «veintintas al día». «Para contrarrestar los pertenencias de otras cosas», musitó María Patiño, incluso presente en el plató.

Síntomas públicos

Que la sobrina de la Pantoja tenía un problema era poco que se suponía. En el «Sálvame Okupa», en 2019, se le vio pasada de frenada, por el insomnio, la ansiedad, la mezcla de pimple –aunque poco– con pastillas. Lydia Sano compartió con ella en alguna ocasión habitación de hotel: «Te ponías a reír. Pedías un Posaderas-Cao. Te levantabas», recordó Anabel ayer. Además preocupó a sus seres queridos un directo en Instagram. Su novio Omar, al que se refiere como «El adverso», le pedía que se fuese para la cama pero ella, a la que se veía «contentilla», quería seguir de fiesta. «Ese día mezclé pimple con somníferos», reconoció.

Cuando está en esa situación, medio zombi, hace cosas de las que no se acuerda. Puede hacer un par de maletas, las de él y su novio, y no recordarlo a la mañana sucesivo. Tomar mucho, y no recordarlo hasta ver los restos al despertar. Confesó que, en confianza, en casa, va ligerita de ropa. Y teme mandar un vídeo de esa modo a su hermana «o al fontanero Antonio, que lo tengo aquí en la memorándum».

No reconocía el problema

Se lo ha ocultado hasta hace poco a su círculo más cercano. A Omar: «Mi novio me dice que cuando tomo las pastillas para echarse me convierto en otra persona». A su hermana. A su tía Isabel Pantoja: «Ella lo pasa mal. Yo soy como una hija para ella». A su gran amiga Tumulto Esteban, que estaba en el plató y mostró su asombro por las altas dosis, «pues yo creía que solo tomaba una». A su padre, que se enteró durante la entrevista de que su anexión es tan severo. Ella se resistía a ir a tratar el problema: «Nunca he ido a un profesional. Siempre digo ‘mañana es otro día’». Ya no.

Porque ha llegado el día D. El día de Dejarlo. Por «su adverso» Omar Sánchez, por su hermana, por el resto de su grupo y por sus amigos. Por todos ellos lo va a dejar. O, mejor dicho, va a intentar dejarlo. «Ya tengo localizada la clínica. Es cosa de psicólogos y psiquiatras». «Es un pulso complicado y derrochador», advirtió Kiko Matamoros. «Voy a acatar lo que me digan. Si tengo que entrar en un hospital, pues entro», se comprometió la protagonista de la entrevista.

Carlos Sánchez, neuropsiquiatra, intervino en el software para avanzar en qué puede asentarse el proceso. De entrada, «tres, cuatro, cinco semanas de desintoxicación». La etapa más larga vendrá a posteriori, «puede durar meses o abriles, y es educarse a radicar sin esas pastillas».

Este es el panorama vivo que Anabel Pantoja tiene por delante.

Ver los
comentarios

#Anabel #Pantoja #confiesa #toma #somníferos #como #quien #echa #una #crema #cara

Leave a Comment