mundo

Alemania descarta un «problema estructural de extrema derecha» en sus fuerzas de seguridad

Alemania descarta un «problema estructural de extrema derecha» en sus fuerzas de seguridad
#Alemania #descarta #problema #estructural #extrema #derecha #sus #fuerzas #seguridad

Rosalía SánchezRosalía Sánchez

El ministro teutónico de Interior, Horst Seehofer, compareció frente a los medios el pasado mes de septiembre para examinar que 29 policías alemanes habían sido suspendidos por pertenecer un clan de chat que compartía fotografías de Hitler y propaganda racista al menos desde 2012. La existencia de ese clan, que fue condenada masivamente desde instancias institucionales y políticas, causó la impresión de que la extrema derecha, en forma de grupos neonazis, estaba infiltrada en las fuerzas de seguridad alemanas, punto que ha desmentido hoy el ministro Seehofer, con la presentación de la primera investigación de este tipo que se lleva a promontorio en el país. Las fuerzas de seguridad alemanas «no tienen ningún problema estructural de extrema derecha», ha dicho. Las autoridades de seguridad federales y estatales registraron 377 casos sospechosos de intolerancia de derecha en sus propias filas entre principios de 2017 y esta primavera, lo que supone «una minoría ínfima si tenemos en cuenta el número de personas que trabajan para ellas».

En los Bundesländer, las autoridades contabilizaron 319 casos sospechosos. El resto corresponde a la policía federal, que puede sufrir a promontorio varios procedimientos sobre la saco de una sospecha, según el derecho disciplinario y penal. Según el mensaje, igualmente hay 1.064 casos sospechosos en el servicio marcial de contrainteligencia de la Bundeswehr. «Cada uno de los casos es demasiado y cada uno de los casos es una vergüenza para Alemania», ha dicho Seehofer, «pero hay que afirmar igualmente que el 99% de nuestros funcionarios se mueven en el ámbito constitucional».

El mensaje fue pulido por la Oficina Federal para la Protección de la Constitución y su presidente, Thomas Haldenwang, ha destacado que el pericón de incidentes registrados es amplio y que las denuncias son muy heterogéneas. Se consideraron casos con características típicas de la extrema derecha los relacionados con el racismo, el antisemitismo o la aclamación del nazismo. El presidente de la Policía Federal, Dieter Romann, ha expuesto las estadísticas del estudio que aluden a su área, 44 casos sospechosos de los que 24 eran de extrema derecha y 20 de origen racista. «Con más de 50.000 policías federales, esto corresponde a una proporción de menos del 0,09%», ha enfatizado. «Dados estos números, no veo motivos para murmurar de ninguna red de extrema derecha en la policía», ha insistido Romann.

«Creo que es un embustero enfoque atribuir un problema de racismo a la policía o las fuerzas de seguridad, como igualmente lo es desmentir que hay un problema de racismo», ha valorado el ministro Seehofer, «el enfoque correcto es examinar que el racismo es un problema social, de la sociedad en su conjunto». Aprovechando la presentación del mensaje, Seehofer ha hecho un convocatoria al personal de la policía, las oficinas de investigación criminal y la protección de la Constitución para que examinen más de cerca este tipo de casos y los permitan desde adentro sin miramientos, «y así defiendan activamente la Constitución». «Los seguidores pasivos siquiera están permitidos», ha apostillado el ministro.

La publicación de este tipo de informes pretende, por lo demás, poner fin a comportamientos inadmisibles que en el pasado rara vez salían a la luz. En 2020, la exitosa autora de sátira política Idil Baydar, que critica el racismo corriente en Alemania, recibió una amenaza de crimen firmada por un supuesto «SS-Obersturmbannführer», que se podría traducir como superior superior de la pelotón de asalto de las Escuadras de Protección nacionalsocialistas, una estructura al servicio de Adolf Hitler responsable de la estructura del holocausto sionista, de terror y crimen. La pista del autor del delito condujo directamente a la Policía del estado federado de Hesse. Desde 2018, varios políticos han recibido correos con amenazas del mismo origen y un presidente de la Policía hubo de renunciar a su cargo. Y no es ningún secreto que en las academias policiales de Berlín y Brandeburgo se multiplican las pintadas con cruces gamadas y lemas islamófobos.

Para el vicepresidente del sindicato policial, Jörg Radek, la respuesta es clara: «No hay racismo estructural en la Policía alemana». «Se manejo de casos aislados que a la mayoría le repelen». El Comité Internacional de Auschwitz y el Consejo de los Gitanos de Alemania consideran por el contrario que «los casos hasta ahora revelados hace tiempo que dejaron de poder ser considerados hechos aislados», en palabras del vicepresidente del Comité, Christoph Heubner. «El ultraderechismo en la policía es muy preocupante y no podemos mirar en dirección a otro flanco solo para tratar de evitar una imagen negativa de Alemania en el foráneo», añade el presidente del colectivo calé, Romani Rose.

Ver los
comentarios

#Alemania #descarta #problema #estructural #extrema #derecha #sus #fuerzas #seguridad

Leave a Comment