deportes

«Ahora mismo estoy clasificado a falta del Gran Prix»

«Ahora mismo estoy clasificado a error del Gran Prix»
#Ahora #mismo #estoy #clasificado #error #del #Gran #Prix

Álvaro G. ColmeneroÁlvaro G. Colmenero

Los atletas profesionales planifican al milímetro desde principios de año su memorándum deportiva para exprimir sus posibilidades de éxito al mayor. Pero 2020 será recordado por el año en el que un nuevo coronavirus se llevó por delante todos los proyectos establecidos, igualmente los Juegos de Tokio, que tuvieron que ser retrasados a 2021. Allí quiere estar presente Carlos Llavador (Madrid, 1992), la decano esperanza con la que cuenta la esgrima española para retornar a colgarse una medalla en la competición más prestigiosa.

Lo cierto es el que sueño de Tokio 2020 está cada vez más cerca, posteriormente de que el madrileño se alzase en febrero con la Copa del Mundo en El Cairo (Egipto), tras imponerse en la final al bronce desconsiderado de Atenas, el italiano Andrea Cassara, por un elocuente 15-6. La caminata de Llavador por la copa planetaria fue la máxima exponencia de ir de menos a más. «Tuve que tirar en dos días, hacer la cinta de grupos, donde estuve cerca de ser eliminado, pero me repuse y logré suceder a las fases eliminatorias», recuerda para TechnoMiz.

En la primera ronda del cuadro final, Llavador remontó al estadounidense Race Imboden para colocar un señalador de 15-13; en el tablón de 32, se enfrentó al ruso Dmitry Zherebchenko, quien le había vencido en el pasado Europeo, pero se impuso por 15-12. En dieciseisavos, se midió a Alexander Sirotkin. El ruso iba venciendo 8-14 y, a error de 25 segundos para el final, Llavador remontó épicamente hasta obtener un 15-14. En cuartos, venció con mucho esfuerzo al japonés Toshiya Saito (15-14), una triunfo que fue una inyección de ético determinante. Ya nadie le iba a detener. En semifinales, arrasó al subcampeón desconsiderado, el estadounidense Alexander Massialas (15-3); y en la final no le dio opción a Andrea Cassara y logró una Copa del Mundo para el florete castellano, poco que nadie había acabado desde 2008.

Llavador, que en 2018 se había sedicioso con el oro en los Mundiales de Wuxi (China), siendo el primer medallista castellano en 23 primaveras en esta cita universal, estaba decidido en su camino en dirección a los Juegos de Tokio. Tras vencer en la Copa del Mundo, quedaba el Gran Prix en Estados Unidos para cerrar la clasificación. Pero el coronavirus lo frenó todo. El esgrimista madrileño, que reside en Italia, tuvo que salir apresuradamente del país transalpino para «evitar los problemas que estaba ocasionando el coronavirus». Pero aquella escape se torció. «Me llamaron los italianos que no iban a poder competir y los rusos siquiera. Según se acercaba la competición llegaba algún país, pero no tenía buena pinta. Un día ayer, se canceló la competición», cuenta Llavador, que cogió uno de los últimos vuelos ayer de que cerraran las fronteras en Estados Unidos.

Ya en España, los deportistas profesionales se enfrentaron a un confinamiento extremo en los meses más duros de la pandemia, que les impidió continuar con su mejora rutinario. «Trabajé mucho con el psicólogo deportivo para hacer ejercicios que sirvieran para nutrir el rendimiento y no pensar tanto en el frenazo del confinamiento», desgrana Llavador. «Cuando logré el permiso peculiar para deportistas de detención nivel y me fui al Pardo a entrenar en el campo, un motivo valentísimo para coger el ritmo», rememora. Aunque la inactividad le pasó estructura. «Estuve seis meses parado sin poder hacer esgrima como tal por las restricciones del Covid-19, empecé a tirar efectivamente en septiembre», cuenta, ya de nuevo desde Italia, su motivo de preparación habitual: «Aquí puedo entrenar sin mascarilla y hemos recuperado sobrado la normalidad».

La Confederación Internacional de Esgrima canceló todas las competiciones, pero con los Juegos en el horizonte, está barajando fechas para reactivar la actividad. Para entrar en los Juegos, Llavador debe de hacer un buen papel en el Gran Prix de Annaheim (California). «Allí es donde nos jugamos el pase», explica, aunque previamente quieren establecer algunos torneos importantes para que los competidores lleguen rodados. Con todo, el madrileño se encuentra ahora mismo muy adecuadamente posicionado para que el sueño de Tokio 2020 se cumpla. «Ahora mismo estoy clasificado a error del Gran Prix», apostilla. «Si logro entrar, voy a intentar prepararme de la mejor modo posible. Aunque tendré que musitar con parentela de otros países para que me ayuden a preparar, puesto que entreno con los italianos y ellos tendrán que concentrarse con su selección», remata Llavador, desnudando la problemática que existe en nuestro país para encontrar «sparrings» al tratarse de un deporte todavía minoritario. Por el momento, el florete está en buenas manos.

Ver los
comentarios

#Ahora #mismo #estoy #clasificado #error #del #Gran #Prix

Leave a Comment