Finanzas

Agujero de más de 11.000 millones de euros en el SEPE por la escalada del paro

Agujero de más de 11.000 millones de euros en el SEPE por la subida del paro
#Agujero #más #millones #euros #SEPE #por #subida #del #paro

Roberto PérezRoberto Pérez

En solo ocho meses, el Servicio Sabido de Empleo Estatal (SEPE) ha acumulado un agujero presupuestario de más de 11.000 millones de euros. La avalancha de parados provocada por la crisis del Covid ha multiplicado los gastos del SEPE a una alocada velocidad y ha empequeñecido sus ingresos. Los números rojos de este organismo son una indigestión añadida para las arcas públicas. Un suma y sigue en el desenfrenado endeudamiento y en su consecuencia directa, la deuda pública.

El problema para el SEPE es doble: un aumento disparado de los gastos, por los cientos de miles de personas que han perdido el trabajo y han pasado a cobrar la prestación por desempleo; y un desplome de los ingresos, porque una fuente principal de cobranza de este organismo son las cotizaciones de quienes están en activo en el mercado profesional.

A principios de año, el Gobierno calculaba que este año el SEPE se iba a desembolsar 23.600 millones de euros. Pero el Covid ha triturado ese presupuesto. Ahora el Gobierno cuenta con que el SEPE va a precisar del orden de 37.700 millones para exceptuar el año. Este organismo depende del Ocupación de Trabajo y Peculio Social, que dirige Yolanda Díaz.

Del 1 de enero al 31 de agosto, este organismo tuvo unos gastos de 26.965 millones de euros, pero unos ingresos de 15.828 millones. Es afirmar, un agujero de 11.137 millones de euros en ocho meses, tras dispararse los gastos un 74% respecto al mismo periodo de 2019.

Paro y ERTE

El descuadre suma y sigue a acelerada velocidad. Los ERTE han amortiguado el descalabro en la cinta oficial de parados, pero ha generado sobrecoste para el SEPE en forma de prestaciones. En agosto había más de 600.000 trabajadores en Expedientes de Regulación Temporal de Empleo.

Entre empleos perdidos y suspendidos, la guarismo de quienes cobran del SEPE se ha desorbitado. Al terminar el mes de septiembre ya había más de 2,5 millones de personas cobrando de ese organismo: 1,45 millones de beneficiarios de la prestación por desempleo, casi 800.000 cobrando el subsidio -la paga asistencial para aquellos que han sofocado la prestación y cumplen ciertos requisitos- y poco más de 300.000 que perciben otro tipo de prestaciones del SEPE. En su conjunto, la cinta de perceptores se ha disparado un 42% en un año.

Presupuesto descuadrado

El problema es que este organismo no tiene fortuna propios para afrontar el enorme agujero presupuestario que le está provocando la crisis del Covid. Así que tendrá que ser el Gobierno el que tape el descuadre, uno más en las maltrechas arcas del Estado.

En agosto, el Ejecutante de Sánchez ya había modificado el presupuesto de gastos del SEPE para permitirle desembolsar 14.000 millones más de los que tenía autorizados a principios de año. Pero no dijo cómo iba a financiarlo. El Gobierno llegó al 30 de agosto sin activo modificado el presupuesto de ingresos de ese organismo. Es afirmar, había acreditado al SEPE a desembolsar 14.000 millones más, pero no había aclarado de dónde iba a salir el patrimonio. El 30 de agosto, el presupuesto de gastos del SEPE para 2020 se había engordado hasta los 37.747 millones, pero el de ingresos seguía estancado en en torno a de 23.500 millones de euros.

El descuadre es de órdago, y evidencia los problemas a los que se enfrenta el Gobierno de Sánchez para cuadrar las cuentas sin caer en un endeudamiento extremo.

El catedrático emérito de Peculio y Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales, Juan Velarde, cree que las cuentas del SEPE son un mando de muestra de la emergencia económica en la que ya está sumido el tesoro castellano.

Privatizar para recibir

Valarde aboga por aplicar medidas excepcionales para evitar el descalabro y preservar los gastos esenciales, entre ellos los sanitarios y la protección social: «Por una parte, urgentemente hay que matar con el consumición notorio excesivo e improductivo, recentralizar la mandato de políticas esenciales como la Sanidad, y racionalizar al mayor los fortuna presupuestarios». Por el banda de los ingresos, Velarde postura por impulsar privatizaciones de empresas públicas. «Hay que sacar patrimonio como sea», insiste, pero no se pueden disparar los impuestos para no perjudicar más al tejido productivo, y siquiera conviene fiarlo todo a un peligroso aumento de la deuda pública.

El economista Rafael Pampillón, profesor del IE Business School, aboga igualmente por poner a dieta urgente todo el consumición notorio no esencial, pero está convencido de que la deuda pública se va a desbocar y lamenta que el Covid haya pillado al sector notorio castellano con unas cuentas poco saneadas. Tras la crisis de 2008, los ciudadanos y las empresas realizaron un enorme esfuerzo de saneamiento, pero el sector notorio se quedó corto. «Cuando la patrimonio volvió a crecer, el Estado desaprovechó la ocasión de someter su deuda pública». Ahora, el Covid ha desnudado esas debilidades y España vuelve a asomarse a un enorme pozo de números rojos.

Pampillón cree que, delante el delicado estado en que se encuentran las arcas públicas, la capacidad para tirar de la patrimonio por la vía de los incentivos es prácticamente nula. Así que, a su proceso, solo queda «esperar a que pase el huracán, que amaine el temporal, y mientras tanto someter el consumición notorio innecesario» sin tocar la política fiscal: «los impuestos no se deben subir, para no perjudicar la patrimonio, y el Estado no los puede apearse», delante el enorme endeudamiento que arrastra.

Ver los
comentarios

#Agujero #más #millones #euros #SEPE #por #subida #del #paro

Leave a Comment